Uno de los planetas del sistema TRAPPIST-1, concretamente TRAPPIST-1e, tiene un gran núcleo de hierro, un hallazgo con implicaciones para la habitabilidad de este planeta.

Es la conclusión de un estudio publicado en arXiv por dos investigadores del Cool Worlds Laboratory de la Universidad de Columbia, centrado en la composición interior de los siete planetas de este sistema cercano, todos ellos rocosos y tres en zona habitable, descubierto en febrero de 2017. Está a 39 años luz.

La estudiante de graduado Gabrielle Englemann-Suissa y el profesor de Astronomía David Kipping utilizaron medidas de masa y radio de los planetas TRAPPIST-1 para inferir la Fracción Mínima y Máxima del Radio del Núcleo (CRF) de cada planeta.

Esto se basó en un estudio que habían realizado anteriormente (junto con Jingjing Chen, un candidato a doctorado en la Universidad de Columbia y miembro del Cool Worlds Lab) en el que desarrollaron su método para determinar el CRF de un planeta.

“Si se conocen la masa y el radio con mucha precisión, como en el sistema TRAPPIST-1, se puede comparar con los modelos teóricos de estructura interior previstos. El problema es que estos modelos generalmente constan de cuatro capas posibles, un núcleo de hierro, un manto de silicato, una capa de agua y una envoltura volátil ligera (la Tierra solo tiene los dos primeros, su atmósfera contribuye de forma insignificante a la masa y el radio). Entonces, cuatro incógnitas y dos cantidades medidas son, en principio, un problema irrestricto e irresoluble”, dijo Kipping a Universe Today.

Su estudio también tuvo en cuenta el trabajo previo de otros científicos que intentaron imponer restricciones a la composición química del sistema TRAPPIST-1. En estos estudios, los autores asumieron que las composiciones químicas de los planetas estaban conectadas con las de la estrella, que se puede medir. Sin embargo, Englemann-Suissa y Kipping adoptaron un enfoque más “agnóstico” y simplemente consideraron las condiciones límite del problema.

“En esencia, decimos que dada la masa y el radio, no hay modelos con núcleos más pequeños que X que puedan explicar la masa y el radio observados”, dijo. “El núcleo podría ser más grande que X pero tiene que ser al menos X ya que ningún modelo teórico podría explicarlo de otra manera. Aquí, X correspondería, por lo tanto, a lo que podríamos llamar la fracción mínima de radio central. Entonces jugamos el mismo juego para el límite máximo”.

En la Tierra, el núcleo interno sólido de hierro y níquel y un núcleo exterior líquido de una aleación fundida de hierro y níquel comprenden el 55% del radio del planeta. Entre el límite superior e inferior del CRF de TRAPPIST-1e, concluyeron que debe haber un núcleo denso, uno que sea comparable con la Tierra. Este hallazgo podría significar que, de todos los planetas TRAPPIST-1e, es el más “parecido a la Tierra” y es probable que tenga una magnetosfera protectora.

Como indicó Kipping, esto podría tener implicaciones enormes en lo que respecta a la búsqueda de exoplanetas habitables, y podría llevar a TRAPPIST-1e a la parte superior de la lista.

“Ese planeta es un poco más pequeño que la Tierra, se encuentra justo en la zona habitable y ahora sabemos que tiene un gran núcleo de hierro como la Tierra. También sabemos que no posee una envoltura volátil ligera gracias a otras medidas. Además, TRAPPIST-1 parece ser una estrella más tranquila que Proxima, así que soy mucho más optimista sobre TRAPPIST-1e como biosfera potencial que Proxima b en este momento”.

Sin duda, esta es una buena noticia a la luz de los estudios recientes que indican que Proxima b no es habitable. Entre su estrella que emite poderosas bengalas que se pueden ver a simple vista y la probabilidad de que una atmósfera y agua líquida no sobrevivan mucho tiempo en su superficie, el exoplaneta más cercano a nuestro Sistema Solar actualmente no se considera un buen candidato para encontrar un mundo habitable o vida extraterrestre.

/psg