El color tiene el poder de transportarte a diferentes lugares, cambiar tu estado de ánimo, hacerte sentir distintas cosas o incluso lograr cambios fisiológicos. Es por esto que la elección de los colores en los diferentes espacios de tu casa, es fundamental para lograr que tus rutinas sean saludables y energizantes. Tener en cuenta la teoría y la psicología del color puede entregarte algunas claves necesarias para tomar las decisiones correctas, es por eso que nunca están de más manejar algunos tips relacionados con el color que te ayudarán a la renovación total de tu hogar con sólo un paseo por la rosa cromática.

Lo primero que se debe considerar es que siempre está permitido jugar con colores y sus contrastes, ya que hay infinitas opciones y mezclas posibles que seguro te encantarán. Para probar diferentes mezclas se puede recurrir al Internet, donde hay páginas especialistas en crear paletas de colores o mostrarte opciones ya creadas. Para contrastar como un experto, se debe pintar la pared más pequeña y alejada del color más intenso, utilizar un tono neutro y claro para el techo y las paredes circundantes para obtener un resultado de mayor impacto. Otra opción genial es intervenir el mobiliario o detalles de la decoración con colores muy saturados y entretenidos, atreverse a pintar las patas de esa mesa o agregar unos cojines estridentes a ese sofá viejo y ya sin luz o, para ser más atrevidos, sumarle color a los fondos de las estanterías logrando maravillas con el elemento sorpresa.

 

Del mismo modo, la frescura y suavidad siempre son importantes. Aunque es difícil despegarse de la carga infantil que tiene el celeste y el rosado, combinados con los colores precisos puede generar ambientes maduros y sin una pizca de inocencia, dando origen a espacios muy sofisticados y con máximo estilo. Para un salón neutro, pero con onda, se debe mezclar tonos pasteles clásicos, como el melocotón o el celeste, con tonos neutros como el champagne o el jengibre y lograr un acabado más moderno integrando detalles metálicos como un tablero de latón, unos candelabros, unas persianas, antigüedades o mezclando colores pasteles con colores más alejados del blanco: la combinación rojo-rosado o rojo-celeste es fantástica en lugares comunes. Hay que tratar de mantener el color rojo y sus análogos lejos de tus lugares de descanso, en su lugar, prefieren los tonos azulados o verdes.

 

Las capas de blanco siempre entregan la elegancia del estilo parisino, que es atemporal, discreto y con máxima sofisticación, sin pretensiones. Este tipo de look es bastante simple y, contrario a los que muchos creen, no es necesario tener un departamento o casa espaciosa o mobiliario de anticuario para poder lograrlo. La base de este sensual estilo es la utilización de distintos tonos de blanco y aplicar diferentes gamas de blanco en las diferentes superficies: blanco almendra en el techo, blanco algodón en la pared principal y un blanco hueso en el resto. Si la casa tiene detalles arquitectónicos, como cornisas, zócalos, marcos de ventanas o guardapolvos, hay que sacarles partido sumando nuevos tonos de blanco. Las opciones de este tono, aunque no se crea y suene muy loco, son casi infinitas.

 

Para restarle un poco el dramatismo al blanco intenso, hay que agregar focos de color, como líneas, puntos o un patrón más estudiado y, como obviamente el blanco es el telón de fondo perfecto para atreverse a probar y aplicar toques más atrevidos, ¡hay que sacarle el jugo! Apuntar a colores cálidos, desde el burdeo al anaranjado, y entrégale un toque más hogareño a tu casa.

 

Finalmente, hay que ser más atrevidos y un buen dato es generar un punto de atención, como pintar una pared de un color destacado que tenga una posición estratégica. Se debe tener claro las interacciones de luz que tiene dicha pared y pensar también en unas cortinas que ayuden a generar el efecto de color deseado. Una cortina sunscreen otorgará la libertad de contar o prescindir de la luz cuando se necesite o unas persianas de aluminio que ayudarán a lograr efectos de luz y resaltar los matices de tus paletas de colores.

 

Pensando en lo mismo, hay que evitar darle el color resaltante a una pared que tenga ventana, para evitar que el contraluz opaque el color elegido. Los patrones también son una muy buena opción, y es un desafío atreverse y jugar con rayas de diferentes colores o diseños entretenidos y novedosos para la pieza de los niños. En tiendas de retail se puede encontrar plantillas hermosas para hacer dibujos y patrones que harán de tu casa un lugar único y personalizado. El papel mural es también una opción entretenida y fácil de aplicar para darle personalidad y color a los espacios, por lo que es recomendable alguno que tenga, además de color, unas texturas entretenidas que potencien los sentidos y entreguen felicidad a todos los espacios de del hogar.

Más antecedentes: https://www.hunterdouglas.cl/