Hemos escuchado que se está estudiando algunas medidas en el sentido de incentivar el retrasar la edad de la jubilación tanto de hombres y especialmente en el caso de las mujeres. En la práctica no tiene ningún impacto postergar la decisión de pensionarse si ya se ha cumplido la edad legal, en el caso de los hombres los 65 años y en las mujeres los 60 años establecidos en el sistema previsional vigente de nuestro país.

Si bien es cierto, a ninguna persona se le obliga a pensionarse, claramente la mayoría de las personas con edad legal cumplida, lo único que aspira a tener su pensión y así aumentar sus ingresos y fundamentalmente, después de tantos años de trabajar, poder disfrutar de ese dinero ahorrado obligatoriamente y que le permita afrontar la vejez en forma digna y satisfacer las necesidades reales de quien ha dado años de su vida en beneficio de su familia.

Lamentablemente nuestro país no está a la altura de quienes asesoran a los gobiernos como es la OCDE, a la cual pertenecemos, pero que sus sugerencias no son tomadas en cuenta, en el ámbito previsional, donde se señala que la cotización obligatoria del 10% que aporta todo trabajador afiliado a una AFP, se encuentra muy por debajo de lo que se ahorra en los países miembros de éste selecto grupo. Ellos sugieren como mínimo una cotización del 19%, entre el estado, el empleador y el trabajador.  Nuestro país uno de los que menos aporta a sus pensionados salvo en el sistema de las fuerzas armadas.

Cabe señalar, que los primeros 15 años es el mayor impacto del ahorro que se necesita para la futura pensión, en estos años es donde se constituye el 40% de los fondos que se destinarán posteriormente al pensionarse, por lo tanto, el postergar en 2 años más la decisión de jubilarse, no tiene ninguna importancia, ya que el efecto es tan mínimo, que no influye prácticamente en nada esperar aquello para que aumente su pensión. Es más, si la persona no tiene un trabajo, con un sueldo digno, no sirve de nada esperar más tiempo para pensionarse. Peor aún si una persona se encuentra cesante y por lo mismo no cotiza, no tiene efecto alguno postergar su futura pensión.

Los países están en la búsqueda de establecer lugares de acceso a los adultos mayores, que les permitan vivir en espacios adecuados a los años que se tenga, con seguridad de acuerdo a las limitaciones propias de la vejez, pero con pensiones dignas y sustentables que puedan satisfacer las necesidades básicas para los próximos años de vida.

Margot Guerrero Bruner

Asesora Previsional

Corredor de Seguros

www.margotpensiones.com

/gap