Un complejo escenario financiero es el que muestran los balances 2017 de las sociedades anónimas y corporaciones que administran los destinos de los principales clubes de fútbol del país. Esto, según las fichas Fecu remitidas por estas compañías a la Comisión para el Mercado Financiero (CMF).

Hasta el viernes, 10 de los 16 clubes de primera división habían cumplido con la obligación, vencida el 30 de abril, de enviar sus balances financieros. Estas deben ser enviadas no sólo por aquellas sociedades anónimas abiertas en bolsa, como Azul Azul, Cruzados y Blanco y Negro, sino también por las demás cuyas acciones no se transan en los mercados.

Así, a pesar de que sus ingresos subieron 5% a $66 mil millones, las pérdidas totales superan los $4.919 millones. Estas cifras se dan a pesar de un incremento en las platas que aporta el Canal del Fútbol, que permitió a los clubes mejorar sus ventas.

/gap