Ella fue asesinada”, fue el lapidario veredicto del vidente César Joao D’oliveira, quien llegó desde San Fernando a Frutillar, para colaborar con la búsqueda de Sonia Avendaño, vecina cuyo rastro se había perdido en marzo pasado.

La tarde del fue hallado, con la ayuda del vidente, un cadáver femenino sepultado, que correspondería a la mujer de 65 años, en un bosque del sector Los Manzanos.

“Tengo satisfacción por el hecho que con esto damos fin a un dolor permanente y situación de angustia y desesperación donde algo pasaba, y donde el mayor apoyo de quien correspondía no se tuvo”, expresó D’oliveira en el lugar del hallazgo.

Agregó que “ahora viene otro proceso muy largo donde se debe actuar con paciencia, como ya la hubo en su primer paso, pero ellos van a tener tranquilidad, armonía familiar. Cuando ocurre esto se convierte en un desorden general para la familia”.

Respecto a su actuación en la zona del hallazgo comentó que “en primera instancia la llegada a este espacio era hacia el otro sector, pero mi intuición me llevó directamente a este lugar donde estaba el cuerpo”.

Finalmente, enfatizó que “ella fue maltratada, atacada, asesinada y luego sepultada. Ella fue asesinada. No me consta quién pudo ser, y de ello no me voy a pronunciar, pero se va a informar a quien corresponde”.
/gap