En semana santa, el alza en la Vega Central es liderada por un infaltable en las mesas chilenas: El limón.

El valor de este producto ha subido en promedio un 26,4% lo que ha empinado su precio a los $2.500 el kilo y, en esta Semana Santa, los verduleros del Mercado de Rancagua anticiparon a que seguirán por esta senda. “Va a subir de precio, obvio, porque viene Semana Santa y, supuestamente, no hay limones. Todos los años es lo mismo y dijeron que podría llegar a 3.000 pesos, pero por como vamos podría llegar a $3.500”, proyecta Silvia Muñoz, quien atiende el local “Rosario, la nany” y ha visto como cada año se repite la misma situación con estos cítricos.

Una de las causas a las que se apunta como culpable de esta alza de precio, es la sequía. Otra, es que no son de esta temporada y, ante esto es que los limones están siendo traídos de otros países, como Estados Unidos. Con esta situación se podría pensar en una caída en la compra de este aderezo al parecer irremplazable. “El limón es como el pan”, señala Pablo Arias, del local “La abundancia”, quien reconoce que en este momento no es un “negocio” tener limones a la venta por el escaso margen de ganancia que genera, sin embargo, “hay que tenerlo, porque la gente lleva el limón con la lechuga, con las ensaladas. No traerlo, es como no tener pan en un negocio”, agrega, indicando eso sí, que ha habido una pequeña alza en la venta de sucedáneos y vinagre.

Lamentablemente el limón no es el único producto que seguirá al alza, habrán otros que se unirán: El cilandro, que por las heladas no crece, ya se está comercializando en $500, el doble que hace menos de un mes, mientras que las paltas también podrían escalar en sus valores. A esto se sumaría el tomate ya que “se termina el de la zona, así que se tiene que traer del norte y Perú”, advierte, Silvana Cordero del local “El trece”. Ella asegura que este producto “hoy se vende a $600 y podría llegar a $2.000 en los próximos meses”.

/El Tipógrafo

/gap