Ephylone: la nueva (y peligrosa) droga de moda

Es un problema a escala mundial. Llega en aluvión una oleada de nuevas drogas procedentes de China e India de las que se desconocen sus efectos en humanos

67

Las drogas de diseño van variando a gran velocidad. Cambian de colores, de logotipos, de forma. Y, en ocasiones, cambian mucho de lo que se supone que uno está consumiendo a lo que realmente tiene entre las manos. O en la boca. La última sustancia novedosa que se ha detectado es el bk-EBDP o Ephylone. Hace dos fines de semana, se analizaron dos de estas pastillas en Mallorca. También el pasado sábado se hallaron otras muestras en un festival de música en Australia (Groovin the Moo). En ambos casos, el análisis (voluntario por parte de quienes las habían adquirido y las iban a consumir) arrojó como resultado que eran peligrosas para la salud.

En realidad, más que peligrosas, desconocidas. Estas drogas provenientes de China e India, amparadas por un estatus aún de alegalidad (no se pueden distribuir ni vender legalmente, pero tampoco figuran en los listados de sustancias ilícitas), no han sido lo suficientemente estudiadas para saber cuáles son sus efectos a largo plazo. O en dosis elevadas, pues no se ha podido aún establecer cuál es la cantidad idónea, si es que la hay. “El problema principal de estas drogas es que se venden como si fueran éxtasis o LSD y en realidad son otra cosa, por lo que el consumidor no actúa conforme a lo que ha adquirido, sino a otra sustancia diferente”, subraya Claudio Vidal, psicólogo especialista en drogas y parte del proyecto Energy. “Es un fenómeno que cada vez se ve más”, agrega Vidal.

Es posible adquirirla por internet como si se tratase de una sal de baño, pero mucho más cara. Los envíos se hacen desde China

En Europa, las pastillas se habían vendido como si fueran MDMA, lo que no era el caso. ¿Pero qué es esta nueva droga de moda, el Ephylone? Se trata de una droga estimulante que se comercializa en forma de cristal. De hecho, es posible adquirirla por internet como si se tratase de una sal de baño (pero mucho más cara). Los envíos, según la web que las comercializa, se hacen desde China. Hace ya algunos años que las conocidas como NSP (nuevas sustancias psicoactivas) se introdujeron en los mercados europeo, estadounidense y australiano. Imitan los efectos del éxtasis, principalmente.

Ephylone: la nueva (y peligrosa) droga de moda.Ephylone: la nueva (y peligrosa) droga de moda

Estas nuevas drogas tienen varias ventajas para sus distribuidores. La primera es que se pueden adquirir directamente sin entrar en contacto con organizaciones criminales europeas, como en el caso de las drogas convencionales. También tienen la ventaja de que están en un limbo legal. Nunca han sido incluidas en las listas de fiscalización de narcóticos porque son muy recientes. “Eso no quiere decir que no sea un delito venderlas, pero no está tan claro como con otras drogas”, precisa un especialista. Otra de sus ventajas es que son mucho más baratas si uno conoce al distribuidor, y además se pueden adquirir grandes cantidades con riesgos muy pequeños a través de las redes, aunque “hay que conocer esos mercados y saber moverse por ellos”. También influyen en su aparición y difusión los momentos en que el mercado se desabastece de ketamina.

No se sabe su efecto en humanos

Este fenómeno, el del Epshylon y semejantes (hay unas 140 variedades ya descritas), es un problema a escala mundial. La droga tiene como principal efecto físico un cosquilleo por todo el cuerpo y una sensación flotante. Como efecto psicológico, comparte con las drogas por las que se hace pasar una alteración de conciencia, pero también proporciona una sensación de actividad, pues es un estimulante. Como todo este tipo de drogas, puede provocar deshidratación.

Energy se dedica, entre otras cosas, a analizar estas sustancias. Y a advertir de los riesgos que comporta consumirlas, siempre tratando con responsabilidad al consumidor. “El fenómeno por el que drogas tipo Ephylone están siendo enmascaradas como si fueran otras más conocidas cada vez con más frecuencia es preocupante, porque no se conoce la verdadera toxicidad que presentan”, explica Vidal, que analizó el fenómeno en un artículo junto a Iván Fornís y Mireia Ventura. Los análisis que desarrolla esta organización utilizan test calorimétricos, cromatografía de capa fina y espectrofotometría ultravioleta, entre otras técnicas.

Los investigadores que han aplicado esta sustancia en ratones han hallado semejanzas con la cocaína y la metanfetamina

Las adulteraciones principales que se hayan en sustancias como el bk-EBDP, por ejemplo, conllevan opioides o fenetilaminas. Los investigadores que han aplicado esta sustancia en ratones han hallado semejanzas con la cocaína y la metanfetamina en sus efectos a las seis horas del consumo. En dosis más elevadas, les provocaba ataques cerebrales fatales. Las sobredosis en humanos, al igual que las de otras drogas, provocan aumentos de temperatura, fallos cardiacos o fallos orgánicos múltiples.

Precisamente para evitar esos excesos con las dosis, en los últimos tiempos se ha impuesto el uso de la ‘bombita’ para consumir este tipo de droga que habitualmente se vende en forma de sal sólida. La técnica consiste en envolver la dosis precisa en un papel de fumar, produciendo el efecto, según un grupo de investigadores franceses, de liberar más despacio la sustancia (alrededor de cinco horas).

/psg