Todo comenzó con un taller sobre medicina placentaria que se impartió en la comuna de Conchalí. En marzo pasado, la denunciante, una matrona recién egresada con domicilio en Chiloé, fue invitada a participar de una jornada de “Medicina Placentaria” en Cajón del Maipo, Región Metropolitana.

El taller estaba a cargo de una mujer de iniciales E.D.L donde participaron varias mujeres, entre ellas una con avanzado estado de gravidez. El 03 de abril, pocos días después del curso, la matrona fue contactada por la mujer a cargo del taller para solicitarle ayuda para atender a dicha embarazada.

Parto en casa

partoLa profesional llegó cuando el parto estaba en curso, y la implicada se fue porque “tenía un vuelo a Perú”. / Getty

E.D.L señaló a la matrona que la embarazada vivía en el mismo Conchalí, y que la había contratado para tener un “parto en casa”.

Al llegar, la joven se da cuenta que la paciente estaba en pleno trabajo de parto y E.D.L. le pedía hacerse cargo de la situación, pues “debía tomar un vuelo urgente a Perú”.

Al quedar a cargo la joven, la mujer que hacía falso ejercicio de la profesión simplemente se fue. La joven, haciendo una evaluación preliminar, y considerando el serio riesgo para la vida de la gestante y su guagua, decidió trasladarla de urgencia al Hospital de La Florida.

Pruebas en el lugar

En la casa de Conchalí quedaron algunos instrumentos de atención ginecológica, los que serán usados como medios de prueba para la investigación. Pues si, el Colegio de Matronas decidió tomar cartas en el asunto e interpusieron una querella criminal en contra de E.D.L., por ejercicio ilegal de la profesión.

Asimismo, se solicitó al tribunal que oficie a los organismos pertinentes si la denunciada cuenta con título profesional o expertise acreditada para realizar este tipo de procedimientos.

No sería el único caso

anitaAnita Roman, presidenta del Colegio de Matronas. / Agencia Uno

“Este es un caso de varios que cada cierto tiempo llegan al Colegio o aparecen en los medios de prensa. Lamentablemente la gran mayoría queda sin denuncia, pero creemos que ya es momento de parar esta situación”, dijo Anita Román, presidenta del Colegio de Matronas.

“El código sanitario es muy claro respecto de las condiciones y medidas que se deben adoptar para los partos, y como matronas y matrones debemos hacer exigir la ley, respetar la seguridad sanitaria y evitar el ejercicio ilegal de la profesión”, agregó.

Llamado a promover supervisión médica profesional

La dirigente insistió en que “una cosa es fomentar el parto respetado y humanizado, donde hemos sido las primeras en propiciar con salas integrales de parto en hospitales y dos congresos internacionales sobre el tema en los últimos años, pero algo muy distinto es promover estas prácticas que, sin supervisión médica y profesional, ponen en serio riesgo la vida y salud a las mujeres y sus hijos”.

 La acción legal fue interpuesta por la presidenta nacional de la Orden, Anita Román, y el asesor legal del gremio, Reynerio García de la Pastora, en el Segundo Juzgado de Garantía de la capital, ocasión en que se solicitó al tribunal que pida declaración de la denunciante y ficha clínica del hospital donde tuvo que ser derivada finalmente la gestante.

/gap