En los dos años en que ha dado una lucha sin cesar contra un invasivo cáncer, el relato de Javiera Suárez ha sido valiente y lleno de esperanza.

Ayer ocurrió uno de los momentos más sensibles en los que ha compartido su testimonio. La periodista y conductora le dio una entrevista a Tonka Tomicic, como parte del lanzamiento de su libro Liveat, con sus recetas saludables.

A pesar de toda su valentía y tesón, Javiera pasa por delicados días, ya que el melanoma regresó y muy fuerte. Entonces, en medio de la entrevista con Tomicic, y mientras sostenía a su precioso hijo, Pedrito Milagros, Suárez se quebró, y la figura del matinal de Canal 13 Bienvenidos trató de reconfortarla:

Tonka Tomicic: “¿A qué te aferraste?”

Javiera Suárez: “A mí misma. No sé, a mi cabeza, a hacerme cargo de la situación. Apoyarme en Dios sirve un montón. Pero si la cabeza dice que te vas a morir, te mueres en el camino”

Tonka: “¿Te pasó eso por la cabeza?”

Suárez: “No, ahí no. Ahora último, de repente, sí”

Tonka:  “¿En serio? ¿Por qué ahora último?”

Suárez: “Porque me volvió el melanoma…”

Javiera se quiebra y Tomicic trata de contenerla, abrazándola.

Suárez: “Yo, después de tener melanoma, en todos lados se empezó a ir, a ir, y me quedaba en el pulmón una pelota gigante y la pelota estaba el 90% muerta. Y lo sacaron.

“Yo decía ‘en el segundo PET (avanzado examen) va a salir’. Nada. Yo le decía a Cristián (su esposo) ‘¡¿cachai que no va a salir nada?!’. Me hago el PET, ni siquiera en mayo, me lo tuve que hacer antes, porque tenía acá, según yo, el hueso que estaba inflamado.

“Fui donde los doctores y me dijeron ‘no. Relájate, esta cuestión más que seguro es porque te abrieron y se inflama’. Bueno, siguió creciendo y salió que había vuelto, que estaba acá en la pleura, que por eso que dolía, que tenía cuatro y medio litros de agua, que tenía que quedar ahora internada. Yo me hacía el PET y me iba. El PET es lo peor porque, en el fondo, estás entre la vida la muerte.

“En verdad no lo he pensado tan en serio que me voy a morir. Ni cagando. Yo no me voy a morir de melanoma. ¡Yo no me voy a morir de melanoma! Y Dios no sé qué va a hacer, pero yo no me voy a morir de melanoma.

“Pero sí a veces digo, como me encuentro tan débil y me encuentro como una persona de 80. Digo: ‘pero que lata estar así todo el rato’. No puedo de repente ni siquiera salir de la casa, porque no me da”

Tonka:  ”¿Qué es para ti el cáncer?”

Suárez: “Una guerra”

Tomicic: “¿Antes no era así?”

Tonka:  “No, yo antes decía ‘tengo un melanoma’. Pero ahora es una guerra, porque este weón volvió, se puso inteligente. Yo no sé de a donde. Me voy a poner más inteligente todavía. Y nada. Yo le voy a ganar. Pero es una guerra” -EL VIDEO ACÁ-.

Más tarde, Tonka profundizó sobre la entrevista:

Tonka: “Me preguntaban ‘¿cómo quedaste después de la entrevista?’. Con pena y alegría. Pena, imposible que no te toque el corazón, que no sientas el dolor. Empatizas con el dolor de Javiera. Pero también con alegría, porque uno agradece. Agradece tener sus dedos, respirar, oler, despertar con la persona que amas, tener a tu gente relativamente sana.

“Entonces, la vida es de polos opuestos, de encuentros y desencuentros. Entonces es le trenza la vida. Es lo mismo que el profe que falleció por salvar a sus alumnas. Tiene la alegría y la dicha que tres niñitas tienen toda una vida por delante. Pero se apagó una vida”.

/psg