Universidad de Chile, en su debut en la Copa Sudamericana deberá enfrentar a Corinthians y Universidad Católica recibe la próxima semana a Flamengo. El mismo Flamengo, que anoche goleó 4-0 a San Lorenzo en el debut de ambos equipos en Copa Libertadores.

El sueño copero de San Lorenzo tuvo un inicio mucho más parecido a una pesadilla. El conjunto dirigido por Diego Aguirre cayó por 4 a 0 ante Flamengo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, en su debut en el grupo 4 de la Libertadores. Diego, de tiro libre, el peruano Miguel Trauco, Rómulo y Gabriel marcaron los tantos del conjunto brasileño.

Tras dos ediciones con eliminaciones prematuras en la primera ronda después del título conseguido en 2014, el equipo argentino buscaba iniciar con el pie derecho su participación en la zona que también comparten Atlético Paranaense y Universidad Católica (el martes habían igualado 2 a 2 en Curitiba).

El Ciclón, que no contaba con Leandro Romagnoli (no viajó a Brasil por decisión del entrenador), tuvo dificultades para hacer pie en los primeros minutos del encuentro y vio tambalear el cero cuando a los 12 Willian Arao avanzó desde la línea central y profundizó para Everton, quien se encontró cara a cara con Sebastián Torrico y definió con suavidad, pero su disparo se estrelló contra el poste derecho.

Pero tras ese cimbronazo inicial consiguió emparejar las acciones, alejó el juego de su área y no volvió a correr riesgo, aunque tampoco logró asustar, más allá de un cabezazo desviado de Lautaro Montoya tras un córner desde la derecha.

El conjunto brasileño tampoco fue un compendio de virtudes y para colmo perdió a Federico Mancuello, uno de sus hombres más aptos para gestar juego, quien debió salir tras sufrir un duro golpe en la cabeza.

Los equipos recién se estaban acomodando en el campo tras el entretiempo cuando Flamengo, que llegaba a este encuentro con un invicto de 10 partidos en 2017, se adelantó: Marcos Angeleri derribó a Everton en la medialuna y Diego canjeó el tiro libre por gol con un remate bien colocado que encontró una reacción.

San Lorenzo sintió el golpe y no tuvo reacción, lo que permitió que los locales se afirmaran y así consolidaran su triunfo: a los 16 Trauco recibió un balón a 25 metros del arcó, se acomodó y despachó un zurdazo imparable que se clavó en el ángulo izquierdo del arco de Torrico.

Como si esto fuera poco, a los 25 el Ciclón recibió el tercer cachetazo: el colombiano Orlando Berrío (reemplazante de Mancuello) ganó de cabeza en el primer palo, Fernando Belluschi no consiguió rechazar y Rómulo empujó en el segundo para enterrar cualquier esperanza de remontada de la visita.

Ante un rival que ya había tirado la toalla, Flamengo aprovechó, pisó el acelerador y sacó provecho. Pudo ampliar desde los doce pasos, tras una infracción de Paulo Díaz sobre Gabriel, pero Sebastián Torrico se lució ante el remate a la derecha del peruano Paolo Guerrero. Y lo logró a tres minutos del final, con bonito disparo de Gabriel que se coló por el ángulo izquierdo.

Si bien fue el primer partido del grupo, la dureza de la derrota, el muy bajo nivel demostrado y la amplitud de la diferencia de gol (que puede ser definitoria en una zona a priori pareja) deja a San Lorenzo en una incómoda situación. La posibilidad de recuperación en la Libertadores será el miércoles próximo en el Pedro Bidegain frente a Atlético Paranaense.

/Fuente: Diario Clarín de Buenos Aires

/gap