La polémica por la presencia de Augusto Pinochet en la obra “Hijos de la Libertad” en el Museo Histórico Nacional continúa generando reacciones.

Esta vez fue la presidenta de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, quien se refirió a esta situación sosteniendo que “uno podrá tener la opinión que se haya formado de lo que pasó en nuestra historia, la figura del general Pinochet, del gobierno militar, de todo lo que pasó en esa época. Pero es parte de la historia, lo que no se puede borrar es la historia“.

No sé por qué lo hicieron pero sí quiero decir que en ese mismo museo yo he visto -empezaron a circular en las redes- dibujos, murales, que son bastante ofensivos para otras personas. Que aparecían caricaturas religiosas bastante ofensivas para mucha gente también”, agregó, según consigna T13.

La senadora rechazó la medida tomada por la ministra Alejandra Pérez de sacar al director del museo y aseguró que “me parece que fue un pánico escénico a la izquierda. Probablemente habría que haber retirado el tema, pero pasar a la destitución es una sobrerreacción que no corresponde”.

Consultada por las declaraciones de Iván Moreira, quien pidió la salida de la secretaria de Estado, Van Rysselberghe expresó que “lo que pasa es que yo de verdad creo que es una sobrerreacción y creo que este gobierno ha hecho muchas cosas buenas, ha abordado temas extremadamente complejos y creo que nosotros, nuestro sector, cae en la izquierda al empezar a responder a la pauta que está marcando la oposición. No me voy a referir si hay que sacar o no sacar la foto de Pinochet, pero sobrerreaccionar y generar un tema porque se destituyó al director es una falta de criterio“.

/gap