Este jueves, y tras los débiles datos de inflación en Estados Unidos, el dólar ahondó su debilidad frente al peso cerrando con una caída de $8,8.

Al término de las operaciones el tipo de cambio se ubicó en 624,50 unidades por dólar, acumulando su segunda jornada de corrección.

El comportamiento del dólar frente al peso chileno, estuvo en línea con el desempeño de la divisa a nivel internacional. Y es que conocido el IPC del mes de abril en EEUU -el cual apuntó una variación de 0,1% por debajo de las expectativas del mercado- la moneda estadounidense perdía terreno en el mundo.

El Dollar Index -que mide el desempeño del dólar frente a una canasta de 6 divisas- opera con una contracción de 0,28% que lo ubica en US$92,79.

Desde Alpari Research & Analysis, el analista César Valencia comenta que con esto se genera una calma momentánea en cuanto a expectativas inflacionistas para Estados Unidos en el corto plazo.

“Lo que provoca que el tipo de cambio local se mueva de nuevo a su valor fundamental de mediano plazo entre $620-$615, por lo tanto, el próximo soporte de corto plazo lo ubicamos en $620 mientras que un alza se acota a $627”, estima Valencia.

/gap