Previo a que el ministro de Salud, Emilio Santelices, realizara este jueves un punto de prensa, en las dependencias de su cartera, el Presidente Sebastián Piñera lo llamó por teléfono.

En la conversación, según fuentes del Minsal, el Mandatario le entregó su respaldo al secretario de Estado previo a que saliera a explicar los alcances del dictamen emitido el miércoles por la Contraloría General de la República, que decretó que el protocolo de objeción de conciencia de la ley de aborto en tres causales, publicado el 23 de marzo en el Diario Oficial, no se ajusta a derecho. Un dictamen que significó un revés a la postura del gobierno y que ahora deben corregir.

El “respaldo” del jefe de Estado, dicen en el Minsal, fue un “alivio” para el titular de Salud, quien ha sido duramente cuestionado por parlamentarios de la oposición, quienes amenazan con impulsar una acusación constitucional en su contra.

Casi a la misma hora del llamado, el ministro del Interior, Andrés Chadwick, participaba del concejo municipal de la Municipalidad de Santiago. Tras la cita, el secretario de Estado aseguró que Santelices cuenta con el apoyo del Mandatario. “Obviamente que los ministros y el ministro de salud cuenta con el respaldo del Presidente de la República”, dijo.

Además, respecto de las críticas de la oposición, añadió: “Ellos pueden decir y expresar lo que opinen, estamos en democracia. Obviamente no la compartimos y porque no las compartimos el ministro de Salud cuenta con todo el respaldo del Presidente que es lo que importa para ser ministro”.

El miércoles por la noche, cuando se conoció la resolución de la Contraloría, en el Ejecutivo ya comentaban que Santelices “estaba firme en su cargo” pese a que “evidentemente” fue “golpeado” por el tema debido a que él impulsó el cambio en el protocolo. El propio Santelices abordó este jueves los cuestionamientos y descartó la opción de renunciar a la cartera. “Los ministros obedecemos un mandato de la confianza del presidente de la república y no se decide por lo que puedan pensar minorías”.

Además, admitió que “claramente, las cosas las podríamos haber hecho diferentes”.

/gap