El anuncio de la quiebra de la Universidad Arcis, justo ahora en marzo, cuando se está ad portas de iniciar el primer semestre no ha sido una noticia alegre para los alumnos, apoderados y funcionarios de esa casa de estudios superiores. Y no ha sido una noticia alegre, porque muchos confiaban en que la historia iba a tener un final distinto, imaginaban que con la llegada del administrador provisional,  Patricio Velasco (designado en julio de 2015 por el actual Gobierno, con un sueldo mensual superior a los $6 millones), las deudas se reducirían y se pondría al plantel a salvo, pero eso no ocurrió.

El pasado 28 de febrero, el Cuarto Juzgado Civil de Santiago resolvió la liquidación forzosa de la Universidad de Artes y Ciencias de la Educación. El fallo de la jueza Paula Merino, establece que Cristián Herrera será el liquidador titular provisional y Tomás Andrews, el liquidador titular suplente, quienes “deberán proceder a la incautación bajo inventario de todos los bienes de la empresa deudora, sus libros y documentos. Para este objeto se le prestará por Carabineros, el auxilio de la fuerza pública, con la sola exhibición de la copia autorizada de la Resolución de Liquidación”, se consigna en la resolución.

Resulta un tanto paradójico que tras el dictamen del Cuarto Juzgado Civil, el MINEDUC manifestara que apelará. Es extraña la decisión del organismo del Estado, porque la actitud de la Ministra de Educación, Adriana Delpiano, hasta ahora, no ha sido precisamente de respaldo. De muestra un ejemplo: el lunes 5 de diciembre de 2016, Adriana Delpiano aseguró, a través de los medios de comunicación, que dicho establecimiento “no es sustentable en el tiempo”, e incluso, sostuvo que se evaluaba el ingreso de un interventor para concretar el cierre del plantel. Así de directa fue la amiga de la Presidenta, Michelle Bachelet, haciéndoles un “regalo” anticipado de Navidad, a la comunidad de la universidad Arcis.

Hay que recordar que el escenario en que se encuentra esta universidad, en parte, se debe a la salida masiva y abrupta de, prácticamente, la totalidad de la Corporación, dentro de los cuales muchos eran militantes comunistas. Ése fue el inicio de lo que sería la decisión de liquidar al plantel y, ahora, esos mismos del PC aseguran no ser responsables y observan, como tercero distante, desde la vereda del frente, este capítulo.

La ex rectora de la Universidad Arcis, Elisa Neumann, en entrevista con EL MURO responsabiliza directamente y sin eufemismos al Ministerio de Educación, advirtiendo que el MINEDUC operó para conseguir el cierre del plantel. “Nos encontramos ante un hecho lamentable que deja a la comunidad universitaria en un profundo estupor, porque es muy absurdo que se haya declarado la quiebra por una deuda de $85 millones. Esto, es resultado de la acción, absolutamente, negligente del administrador provisional (Patricio Velasco) que estuvo ausente de la representación de la Arcis y llegó sólo el día del fallo con un escrito que no tenía peso jurídico y que fue desechado por la jueza”. Agrega que “estamos en una situación caótica y nos llama la atención que no se tomaran los resguardos necesarios, llama la atención que el MINEDUC ante un escenario tan grave como éste no le haya dado adecuado seguimiento”.

-Uno podría suponer alguna intencionalidad por parte del MINEDUC de ponerle punto final a la universidad Arcis, evitarse problemas y, de paso, ahorrarle un problema a la Nueva Mayoría y, en particular, al Partido Comunista…

Llama la atención que frente a algo tan grave, tan serio, que se le informó al administrador provisional, que fue comentado en las reuniones en las que estuvo presente el MINEDUC, y se manifestara la preocupación de qué iba a ocurrir con la demanda en que se solicitaba la quiebra de la universidad, no se hiciera nada. El MINEDUC estaba informado. Los militantes comunistas que se fueron de la Arcis tienen responsabilidad al no haber hecho un diseño adecuado de salida y nunca lo han querido admitir públicamente.

-¿Lo que hay, entonces, es la idea premeditada de decretar el cierre de la universidad?, ¿cuánta influencia puede tener el Partido Comunista?

Todo parece indicar que está la intención de liquidar a la universidad. Antes de la llegada del administrador provisional, teníamos neto, liquidando todos los bienes y pagando todas las deudas, un capital de $2 mil millones y, hoy en día, a la salida del administrador provisional, liquidando todos los bienes, quedamos debiendo $650 millones. Hay un indicador, bastante claro, de una administración deficiente. Según los antecedentes recabados, sólo el costo de esta administración que ha conducido a la debacle a esta universidad, fue de $400 millones. El MINEDUC dijo que no lo hicieron tan mal, porque la actividad académica se regularizó y resulta que es una mentira, porque nunca se dejó de hacer clases, se hizo una investigación que demostró que en la Escuela de Música hubo problemas y se decretó su cierre.

¿Y los comunistas?: Bien, gracias

-Cuando llegó Patricio Velasco a la Universidad Arcis, las clases se estaban realizando con normalidad, según usted indica…

La actividad académica ha continuado producto de la voluntad de los académicos y de los trabajadores de mantener este proyecto. Aquí llegó un ejército de asesores, con una montonera de empresas externas y resulta que sí ha habido plata para pagar a las empresas externas y a los asesores. Todo este escenario le viene como anillo al dedo al MINEDUC.

-¿Qué grado concreto de responsabilidad le cabe al Partido Comunista?

En estricto rigor la responsabilidad está en aquellos militantes comunistas que abandonaron la universidad de un día para otro y la dejaron a su suerte, sin entregar un informe de gestión y un informe económico, debidamente, auditado. Ellos dejaron a la universidad en una situación precaria, pero no era una situación que no se podría haber resuelto. Uno de los argumentos que manifesté era que había una salida a la situación económica, porque se iba a vender el edificio Libertad y el argumento usado para nombrar al administrador provisional era que ese edificio no se podía vender. Y, después, el plan del administrador provisional para regularizar la situación económica sólo contemplaba la venta del edificio y la termina vendiendo dos años después –todavía no la vende- a un precio que es, realmente, una canallada. Una propiedad que costó $8.500 millones va a costar $5.600 millones. La situación económica actual de la Universidad Arcis es responsabilidad del Ministerio de Educación y del administrador provisional.

-¿Qué otros errores cometió el administrador provisional, Patricio Velasco?

Estábamos en un plan de reducción de costos y se puso a contratar asesores a diestra y siniestra, estábamos en el plan de no externalizar servicios, porque sale más caro y él externaliza, por ejemplo, la campaña de admisión que tuvo resultados nefastos, externaliza  el sistema computacional con resultados también nefastos. Este administrador empezó a despedir académicos sin pagarle finiquitos y mucha gente optó por el auto despido. Él hizo una serie de cosas inadecuadas que no tenía por qué haberlas hecho, al alero del Ministerio de Educación.

-¿Qué opinión le merece la pasividad que ha demostrado el Ministerio de Educación frente a la crisis de la Universidad Arcis?

Ojalá nos hubieran dejado tranquilos y no hubieran hecho nada. Aquí se involucraron para destruir la universidad. La salida de los militantes del PC dejó a la universidad en una situación frágil, pero solucionable. La intervención del MINEDUC transformó a la Arcis en el caos en que estamos.

escrito por Daisy Castillo Triviños para EL MURO

/gap