Finalmente se cerraron las puertas para que los pacientes contagiados de covid-19 votaran en el Plebiscito. El presidente del Servicio Electoral, Patricio Santamaría, confirmó que el Gobierno “no va a patrocinar ninguna modificación” en dicha materia.

Santamaría reconoció que el voto a domicilio “requería legislación, que como implica más gasto, debía dictarse por el Ejecutivo y el Ejecutivo se cerró a esa posibilidad porque hoy se estima que estamos a 50 y tantos días del plebiscito”.

“La autoridad sanitaria ha dicho que ese día las personas que están en aislamiento o confinamiento no pueden salir de su lugar donde están cumpliendo el confinamiento, no van a poder desplazarse, lo que es razonable para que no sigan contagiando”, agregó.

Santamaría expuso que definitivamente “no van a poder votar y esto ocurre en todas las elecciones, siempre. Las personas que sufren un infarto, que están hospitalizadas, o que están en reposo absoluto, sin poder moverse, no pueden votar. No es que el Servel se los impida, aparecen en los padrones en sus respectivas mesas, pero no pueden llegar al lugar de votación que es lo que va a ocurrir ahora con la medida sanitaria que va a impedir que salgan de sus casas para emitir el derecho a sufragio”.

En la situación actual, no existe la posibilidad de establecer un mecanismo que permita que personas que están privadas de libertad de circulación, por una situación de contagio que está en la Constitución, en relación al derecho y al derecho a la salud que está en la Constitución y que tiene que proteger el Estado, ellos al no poder desplazarse no van a poder votar”, cerró.

/gap