En 2025 termina el plan estratégico que Codelco determinó ejecutar para dar un giro su División Chuquicamata, que después de 100 años de operación pasará de ser la mina de rajo abierto más grande del mundo a la mayor operación subterránea. Esto, entre otros puntos, implicará la salida de 1.700 trabajadores y una inversión de US$5.500 millones.

Así lo detalló el gerente general de la división, Mauricio Barraza en una presentación a los trabajadores a la que tuvo acceso PULSO.

Allí, el ejecutivo transparentó el “mapa estratégico” de la división, pensado para el período 2017-2025 y que cuenta con tres fases que incluyen el rediseño de la refinería, de la concentradora, de la mina y de la gerencia de Extracción y Lixiviación (GEL).

Todas estas transformaciones en su conjunto harían que los costos de la División caigan 21% al 2025 desde los actuales 126,9 centavos de dólar por libra de cobre (c/lb) a menos de 100 c/lb. Todo lo anterior, con el fin de que la operación aumente su vida útil en 40 años más.

/gap