El circuito ATP es tan pequeño, que siempre se crean rivalidades entre jugadores. Una de las que se está forjando en 2018 es la del chileno Nicolás Jarry (62º) con el argentino Diego Schwartzman (15º), con absoluto predominio del bonaerense.

Esto porque el Peque una vez más se deshizo sin problemas del santiaguino, a quien dominó y eliminó de la primera ronda del Masters 1000 de Roma, por parciales de 6-4 y 6-1, en una hora y dos minutos de juego.

El partido en la cancha 3 del Foro Itálico arrancó más tarde de los esperado, por la lluvia que cayó en la capital italiana, y para sorpresa de todos, el que mandó en el inicio fue el nacional. Jarry estaba sólido con su servicio y con su drive, y aprovechando una desatención del 15 del mundo se puso 4-1 arriba.

Pero en ese minuto volvieron todos los fantasmas que tiene el Príncipe cuando se topa con el jugador de 178 centímetros. Comenzó a fallar con su primer servicio y sus pelotas que entraban comenzaron a “volar” y caer tras la línea de fondo. La racha del de Buenos Aires fue espectacular, porque ganó nueve juegos seguidos para quedar a un paso de la segunda ronda.

El final del partido fue un trámite, donde Schwartzman aprovechó su oficio para derrotar por cuarta vez en la temporada al número uno nacional.

De esta manera Peque sumó un impresionante récord de ocho sets ganados ante el chileno (Río de Janeiro, Miami, Copa Davis y ahora Roma), en la misma cantidad de mangas disputadas. Ahora en la segunda vuelta se verá las caras con el francés Benoit Paire (52º).

En tanto Jarry termina su periplo en Roma, donde sumó importantes victorias ante Nicolás Kicker y Joao Sousa, y se concentrará en su preparación de Roland Garros, segundo Grand Slam del año que arranca el lunes 27 de mayo.