Manuela Covian y Diego Valenzuela se conocieron en Chile cuando él residía en Barcelona y comenzaron una relación a distancia. Al año, Manuela dejó su carrera y se fue a Barcelona. Hace un par de años regresaron a Chile y, tras 11 años de relación, hoy esperan a su primera hija, Gala, niña que está impulsando una iniciativa legislativa en el Congreso.

Según relató la futura madre a El Mostrador, “en este sueño de ser padres, comencé a pensar en la idea de poder ponerle mi apellido, Covian, ya que al tener cuatro hermanas y por mi hermosa historia familiar con ese apellido, éste se perdería. En un maravilloso acto de amor y generosidad. Diego estuvo de acuerdo conmigo, pero en el camino descubrí que no se podía“.

Esta situación provocó que, liderados por el diputado RN Gonzalo Fuenzalida, una serie de parlamentarios presentara un proyecto de ley para que en Chile, se pueda elegir y permitir que el apellido materno vaya primero al momento de inscribir a los hijos. De esta forma, la iniciativa busca que, al momento de la inscripción del hijo en el Registro Civil, el apellido sea con el consentimiento de los dos padre.

El proyecto está respaldado por los legisladores Pablo Vidal (RD), Daniela Cicardini (PS), Pamela Jiles (PH) y Marcela Sabat (RN).

/gap