El ministro de RR.EE., Andrés Allamand, aseguró este lunes que Chile seguirá reconociendo al líder de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como el Presidente encargado de ese país, luego de considerar como ilegitimas las elecciones legislativas realizadas ayer y en las cuales se impuso la coalición de Nicolás Maduro.

El canciller aseguró que frente a este tema “la posición del Gobierno de Chile está en línea con la unanimidad de la comunidad internacional. La UE, por mencionar solo un actor relevante en este proceso, ha señalado con toda claridad que la elección del día de ayer carece de toda legitimidad democrática”.

“La verdad es que si uno ve cuáles fueron las condiciones en que esta tuvo lugar, uno arriba inmediatamente a la misma conclusión: No hay tribunal electoral independiente, no hay libertad para que los partidos se desplieguen sin interferencias, los accesos a los medios de comunicación son particularmente arbitrarios”, detalló.

Asimismo, Allamand recalcó que “ha habido un redistritaje ad hoc para favorecer a las fuerzas del chavismo. En fin, uno empieza a mirar cuáles son las condiciones que tiene que tener un acto para ser considerado genuinamente democrático y superar el umbral de la legitimidad y el acto venezolano de ayer no cumple con esos estándares”.

En ese contexto, sobre el respaldo a Guaidó, quien perdería su calidad de titular de la Asamblea Nacional, recordó que “todos los países que han reconocido a Juan Guaidó como la autoridad legítima mantienen esa posición precisamente porque ahí está el origen de la legitimidad de la institucionalidad que podríamos denominar vigente”.

“Hacia adelante, los países van a tener que ver de qué manera continúan convergiendo en materia de esfuerzos comunes para ser capaces de generar condiciones que favorezcan la transición a un régimen democrático en Venezuela. Por ahora la autoridad legítima es Juan Guaidó y yo no veo mayores cambios en ese sentido”, dijo.

En cuanto a las dudas por la participación, que según el gobierno de Maduro bordeó el 30%, el secretario de Estado indicó que “he estado en contacto con nuestra representación en Caracas y con algunas otras autoridades de países amigos, y la visión que nosotros tenemos es que la participación fue particularmente baja”.

“Los antecedentes que tenemos señalan que incluso ella pudo haber sido bajo el 30% e incluso hay fuentes fidedignas que señalan que esta fue bajo el 20% y eso, por supuesto, es un revés muy fuerte para el régimen de Maduro”, concluyó.

/psg