Germán Cavalieri dirige esta noche por última vez a Palestino y se despidió del club en una conferencia junto a la dirigencia del club árabe. El DT destacó que su salida es una renuncia y que cobrará su sueldo sólo hasta el viernes, día en que cerrará su paso tras el partido ante la U. de Chile en el Nacional.

“Tal como adelantó Jorge (Uauy, presidente), como ya se sabía. Nosotros estamos agradecidos al club, sabemos que vinimos en un mal momento y que en este último semestre algunas cosas no se dieron como esperábamos. También es cierto que se han filtrado algunas cosas que no son reales, datos de contrato y cosas que no deberían haber pasado, pero en el fútbol esas cosas pasan. En ningún momento hubo una negociación con Jorge, ni con ninguno de los directivos para mi salida. Simplemente es una renuncia, que nos vamos como corresponde cobrando hasta el último día trabajado. Como creo que hay que manejarse cuando uno quiere a una institución, nos vamos sabiendo que creemos que es lo mejor para el club y para los jugadores”, explicó el DT.

Cavalieri le agradeció públicamente a los jugadores y confesó que pese a no irse de las mejores formas, seguirá vinculado sentimentalmente al equipo, incluso confesándose hincha del Tino.

“Nosotros tenemos un agradecimiento muy grande para el plantel y hemos logrado mantener el grupo unido y eso habla de cómo son ellos como personas y profesionales, están dadas las condiciones para que Palestino haga una gran segunda ronda y se lleguen a los objetivos que todos queremos. Tendrán desde Argentina cuatro o cinco hinchas más, que es el cuerpo técnico”, agregó.

Cavalieri tenía contrato con Palestino hasta finales del 2018 tras renovar su vínculo a comienzos del presente año. Firmó en abril del 2017 y ayudó al equipo a salvarse del descenso y llegó cuando el equipo había sumado dos puntos en ocho fechas en el Clausura 2017, estando muy cerca de Cobresal que fue el equipo que finalmente terminó descendiendo.

El argentino también comentó que el cariño que le tiene a Palestino es muy especial y que tiene toda la esperanza que el club levante el vuelo y mejore el escuálido rendimiento que llevan en el torneo nacional con 13 puntos en misma cantidad de fechas disputadas.

Es difícil, el cariño que uno le tiene a este club, es difícil, porque yo no jugué en este club, pero siempre voy a estar agradecido. Es real que en Valdivia me fui poniendo la cláusula de que si me llamaba Palestino, esté donde esté, yo venía. Creo que eso no es normal y no lo voy a hacer inclusive en Argentinos Juniors no puse eso como cláusula, puse a Palestino. Nos vamos tranquilos, sabemos que es lo mejor, que el club va a reacomodar un poquito el rumbo y se van a lograr los objetivos”, cerró.

/gap