La Conferencia Episcopal anunció a través de una declaración pública que los 34 obispos que se reunieron con el Papa Francisco pusieron su cargo a disposición luego de los tres días de encuentros que sostuvieron a raíz de los casos de abusos que se han registrado en la Iglesia de nuestro país.

“Todos los obispos presentes en Roma, por escrito, hemos puedo nuestros cargos en las manos del Santo Padre para que libremente decida con respecto a cada uno de nosotros”, dieron a conocer en el documento.

Junto a eso, quisieron “pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, al pueblo de Dios al país por nuestros graves errores y omisiones”.

La noticia rápidamente dio la vuelta al mundo y llegó a oídos de las víctimas de Fernando Karadima, Juan Carlos Cruz, José Murillo y James Hamilton, quienes reaccionaron a través de sus redes sociales.

El primero de ellos sostuvo: “Obispos chilenos TODOS renunciados. Inédito y bien. Esto cambia las cosas para siempre”.

En esa misma línea, Murillo afirmó que “por dignidad, justicia y verdad: váyanse todos los obispos. Delincuentes. No supieron proteger a los más débiles, los expusieron a abusos y luego impidieron justicia. Por eso, solo merecen irse”.

/gap