El miércoles 10 de diciembre, un grupo de senadores de oposición presentó el polémico proyecto que pretende indultar aquellos detenidos en el marco de las manifestaciones ocurridas durante el estallido del 18-O  de 2019 hasta la fecha.

Esto incluye a quienes atentaron contra Metro, quemaron iglesias, universidades y museos.

El debate fue escalando poco a poco hasta que el Presidente Sebastián Piñera anunció que de avanzar el proyecto, el Gobierno lo vetaría. Desde allí, se ha intensificado el rechazo a la iniciativa de manera transversal tanto en el Ejecutivo, el Poder judicial, las ONG’s y los parlamentarios oficialistas. Pero, lo que llama la atención en estos días donde los proyectos de oposición eran rápidamente celebrados por sus mismos partidos, es que esta iniciativa ha sido rechazada y criticada por un numeroso grupo de diputados y senadores de oposición.

El proyecto cuenta con el respaldo de la presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), Yasna Provoste (DC), Isabel Allende (PS) y Juan Ignacio Latorre (RD) y Alejandro Navarro (PRO), pero parlamentarios de sus mismos partidos, ponen en duda la viabilidad del proyecto de indulto mediante críticas y cuestionamientos.

Uno de los que se ha mostrado más contrario a la iniciativa es el senador Felipe Harboe (PPD) quien comentó a El Líbero que el proyecto “tiene varios problemas”. De acuerdo al senador, “el hecho de justificar la violencia como una forma de reivindicación en democracia a mí no me parece que sea adecuado”. Además, asegura que “plantear un indulto para personas que no tienen condena me parece que es jurídicamente impropio” y como tercer punto expresa que las cifras de quienes han sido afectadas, sancionadas o en proceso componen “un universo bastante menor”.

Sobre los impulsores del proyecto, Harboe declaró que, a su juicio, “no tuvieron a la vista las cifras, probablemente no entendieron la petición del padre Felipe Berríos que tenía que ver con una solución política, es decir, con una conversación más que con un indulto y en tercer lugar, porque creo que hoy día es popular”. El senador señaló que consiste en “un saludo a la galería y congraciarse con las redes sociales y con un sector de izquierda bien vociferante”.

El senador José Miguel Insulza (PS), señala a este medio que el proyecto se extiende a delitos a los cuales no debería extenderse, lo que es el problema de fondo. No creo que sea muy posible aprobar ese proyecto, si se modifica, tal vez, porque yo entiendo que pueda ser gente que está detenida hace mucho tiempo sin ser juzgada”.

Y aseguró que la forma en que está concebido es una amnistía, no es un proyecto de indulto. Le pusieron indulto general por dos razones: primero porque la palabra amnistía en este país no gusta mucho, como es obvio, y segundo porque debe querer que por lo menos un juez mire mínimamente si la persona reúne los requisitos”.

En la misma línea el senador Rabindranath Quinteros (PS), menciona que “es un proyecto incompleto” y “no hay claridad de lo que realmente se persigue”. Aseguró que le llama la atención que “se propone un indulto general que beneficie no solo a los condenados, sino también a los imputados” y además, calificó como “extraño” que “se propone un indulto general y no una amnistía, porque el indulto perdona la pena, mientras que la amnistía perdona el delito”.

Por su parte, el senador Ricardo Lagos Weber (PPD) declaró que “se debe estudiar y analizar con mucho detalle y rigurosidad los alcances que tiene el proyecto en cuestión, ya que se corre el grave riesgo de que queden libres personas que han cometido delitos serios. Asimismo, señaló que “hay que leer con mucha detención la declaración que hace el Ministerio Público, el cual es muy duro con el precedente que se establecería con este tipo de indultos”.

De acuerdo a Lagos Weber, actualmente hay un problema ya que “han demorado mucho la tramitación de causas judiciales”. “Es momento de que el Ministerio Público acelere la tramitación de las causas y de esa forma, establecer que quienes cometan delitos cumplan su pena y quienes han pasado todo este año detenidos y sin pruebas puedan acceder a la libertad y tener un juicio justo a la brevedad”, concluyó.

/gap