“Avenida Los Javillos, el Cementerio, 8 de la mañana. En la cola se ve gente pero son gente de los mismo, le toman la foto para después pasar el video por la televisión. Les toman las fotos, el video y después se quitan”, denuncia un vecino de Caracas que tomó estas imágenes desde la ventana de su casa. Como su denuncia, muchas otras se multiplican por las redes sociales, allí donde la dictadura chavista no logra censurar el flujo de información.

El régimen de Nicolás Maduro sabe que las elecciones parlamentarias de este domingo carecen de legitimidad dentro y fuera de Venezuela, y cuando el proceso electoral finalmente culmine esta tarde, se enfrentará a lo inevitable: que el mundo no reconozca sus resultados.

En este contexto, sin ningún tipo de reconocimiento internacional y en un país donde el voto no es obligatorio, solo una altísima participación salvaría los comicios chavistas. En 2015, cuando la oposición ganó las elecciones legislativas logró un 74% de participación. Fue tal la afluencia de votantes que el chavismo no pudo desconocer la victoria opositora, como bien hubiese querido hacer.

En Venezuela el voto es voluntario, no una obligación, y dado que las encuestas estiman que el 80% de los venezolanos no participarán de las elecciones de hoy por sus irregularidas, recurren a este tipo de maniobras -colas ficticias- para intentar ocultar el fracaso.

Desde las primeras horas del día, los colegios están vacíos. Infobae recorrió centros electorales simbólicos de Caracas en Chacao, la Campiña, Parque Carabobo y La Florida, donde suele haber filas desde bien temprano para votar. Esta vez, no se observa ese escenario. Y los pocos votantes que se ven son adultos y personas de la tercera edad, ningún joven.

En el Municipio Libertador, la reportera Ana Rodríguez constató cómo, incluso, llegaron a marcar los pisos de los colegios para ubicar a los votantes en las colas, pero esas filas nunca se llenaron. No hay nadie

Expertos estiman que la participación será muy baja en medio del desánimo por la crisis económica en el país, con años de recesión, hiperinflación y servicios públicos colapsados. “Se estima de 70% y 80% de abstención en las parlamentarias”, explicó a la AFP Benigno Alarcón, director del Centro de estudios políticos y de gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello.

Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por Estados Unidos entre medio centenar de países, llamó a sus seguidores a abstenerse y permanecer en casa. “Será la mejor forma de rechazar el fraude”, escribió en Twitter, acompañado de videos de centros de votación vacíos.

/psg