Mal partido se queda corto. Muchos aficionados béticos se preguntarán qué han hecho Manuel Pellegrini y su equipo técnico en estas dos semanas de preparación de un partido tan importante, como lo son todos en esta liga española, como el de esta noche en el Nuevo San Mamés frente al Athletic Club. Porque el vestuario del Betis, en este arranque liguero, tenían el encuentro frente al Getafe, de hace ya varias semanas, como el que no se tenía que repetir. Y en tierras vascas no es que se haya repetido, sino que ha sido peor. No sólo por el resultado, ya que recibió un gol más que contra el cuadro de Pepe Bordalás, sino por la imagen ofrecida por los verdiblancos que dieron la sensación de que ni siquiera se presentaron al encuentro.

La primera parte del Betis en San Mamés fue mala. Desarbolado en todo momento por el Athletic. El cuadro vasco, con muchas variantes en su once titular, supo cómo cortocirtuitar al conjunto de Pellegrini, que notó demasiado los errores propios sobre todo a la hora de sacar la pelota jugada desde atrás y, la ausencia de Sergio Canales. A diferencia de otros partidos en los que el Betis dio primero, fue el Athletic el que dispuso del primer acercamiento del partido al área rival. Bravo repelió un buen disparo de Berenguer. Luego, después de dos saques de esquina favorables a los verdiblancos, Vesga culminó un contragolpe, aunque su disparo se fue desviado. Fue la antesala del primer gol del encuentro. Es verdad que por llegadas, quizás el Athletic ya lo merecía, pero a lo mejor no con tanta mala suerte para los béticos. Un centro-chut de Villalibre hacia Williams en el minuto 9 acabó con un mal despeje de Víctor Ruiz, que estrenaba titularidad en LaLiga, quien se introdujo la pelota en su propia portería.

Aún así, el Betis no se vino abajo y pocos minutos después pudo emptar el partido. Joaquín sacó una falta sobre Rodri, valiente el canterano pidiendo la pelota todo el partido. Víctor Ruiz cabeceó de un palo a otro para que Guido Rodríguez introdujera el balón en la portería defendida por Unai Simón. Pero el zaguero catalán, exjugador del Valencia o el Villarreal, se encontraba adelantado en el momento en el que el capitán lanzó la falta.

No encontró los caminos el equipo bético para elaborar jugadas de ataque con claridad. Fruto de ello fue que Tello tuvo que cambiarse de banda para intentar tener alguna opción de recibir algún balón en carrera y en ventaja ante algún rival. El que sí marcó el segundo gol fue el Athletic. Tras un error en la salida de pelota de los verdiblancos, Williams cayó a banda izquierda para poner un centro al corazón del área. Villalibre cabeceó y Bravo hizo una gran intervención, pero el esférico le llegó a Yuri quien remachó en el segundo palo. Mucho que remar para los de Pellegrini en el segundo tiempo.

Salió con muy pocas ideas el Betis tras la segunda parte. Tampoco desde el banquillo, donde Pellegrini tardó un mundo en hacer los cambios. De hecho, quien tuvo las ideas fue el Athletic, quien remachó el encuentro en el arranque de la segunda mitad, con dos goles más, uno de Muniain, que entró sólo en el centro del área y remachó un balón que Bravo le paró a él mismo. Y después, una vez que el técnico chileno movió el equipo con los primeros cambios, Berenguer remató su buen partido en la banda con un empalme desde dentro del área.

Ha encajado el Betis veintiún goles en las diez jornadas disputadas. Era el primer objetivo de Pellegrini y su equipo de trabajo, el hecho de dejar de encajar tantos goles. Y de momento el trabajo realizado por el chileno y sus hombres no lo están consiguiendo. Sino más bien lo contrario, el Betis es el equipo más goleado de toda la Primera división

/Escrito por Jesús Sevillano para ABC de España