El 22 de febrero de 2020, una mujer junto a su marido y su hija de 13 años, cruzaban por un paso peatonal demarcado en la avenida Comandante San Martín en la esquina con San Marcos, en la ciudad de Arica, cerca de las 23:50 horas de la noche.

En ese minuto, un automóvil no respetó el paso y atropelló a los tres miembros de la familia. La madre falleció en el lugar y su esposo lo haría minutos más tardes en el hospital Juan Noé, mientras que su hija murió dos días después.

El responsable del atropello se llama Ricky González Muñoz, de 19 años, y esa noche estaba en estado de ebriedad, marcando 1.01 gramos de alcohol por litro de sangre.

Aún así, trató de escapar después del hecho, pero los testigos presentes lo persiguieron y lograron retenerlo hasta la llegada de Carabineros.

El juicio

Este lunes, a diez meses del horrible hecho, se alcanzó un veredicto condentorio contra Ricky González como autor de los delitos de manejo en estado de ebriedad con resultado de muerte e incumplimiento de la obligación de detener la marcha y prestar ayuda.

Durante el juicio oral realizado en el Tribunal Oral en lo Penal de Arica, Fiscalía presentó pruebas tales como declaración de testigos del hecho, peritos de la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito de Carabineros, y una reconstitución virtual y tridimensional del accidente elaborado por un software, como indica el Ministerio Público.

“La prueba que rendimos permitió acreditar los hechos de la acusación fiscal y obtener un veredicto condenatorio contra el acusado. Se trata de un hecho terrible y lamentable que le costó la vida a una familia completa”, expresó la fiscal Érika Romero, quien fue la encargada de presentar las pruebas contra González.

La sentencia contra Ricky González se dará a conocer este sábado 26 de diciembre.

/gap