Las políticas del chavismo en materia penitenciaria no han sido eficientes. Así lo evidenció la ONG Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP) tras la presentación de su informe anual: entre 1999 y 2019 en las cárceles venezolanas han fallecido al menos siete mil 374 presos, mientras que otros 17 mil 715 fueron heridos.

Según la organización, el año pasado fallecieron 104 reclusos y otros 90 resultaron heridos, registrándose una disminución de 64,26% y 368%, respectivamente, en el número de casos si se consideran los 291 fallecidos y 331 heridos reportados para 2018. Para 2017 hubo 143 muertos y 120 heridos.

De los 104 fallecidos registrados en 2019, 66 fueron por motivos de salud. Al menos 63,46% murió específicamente por desnutrición y tuberculosis. La directora del OVP, Carolina Girón, advirtió que en los recintos penitenciarios existen graves problemas vinculados al acceso a la alimentación, medicamentos y atención médica oportuna.

Venezuela tiene una capacidad instalada para mantener bajo custodia en las cárceles a 26 mil 238 personas. Sin embargo, revela el informe, hasta el año pasado la población carcelaria era de 43 mil 992 detenidos, lo que representa un nivel de hacinamiento de 167,66%. De los 52 centros con los que cuenta el país, solo 44 están en funcionamiento y entre esos hay 14 que son los más hacinados. Estos últimos albergan a 92% de la población total.

/gap