Aunque el Boeing 747 SuperTanker dejó Chile hace casi un mes, luego de colaborar durante tres semanas en la extinción de los gigantescos incendios forestales que arrasaron 470 mil hectáreas entre O’Higgins y Biobío, su estadía en el país sigue arrojando sorpresas.

En entrevista con El Mercurio, el domingo, el CEO de Global SuperTanker, James Wheeler, reveló que el Gobierno había costeado los tres días finales de la aeronave en Chile, período en el que solo despegó una vez, para arrojar 72 mil litros de agua sobre un incendio en Alhué.

Al día siguiente voló de regreso a Estados Unidos. Consultado por este diario, ayer el Ministerio del Interior confirmó la existencia de ese contrato y precisó que su costo ascendió a US$ 262.724; es decir, $174,7 millones.

El monto incluyó el trabajo de los pilotos, el tiempo de espera de la aeronave (stand by), la hora de vuelo efectiva y el combustible. Desconocido hasta ahora, el pago se suma a los cerca de US$ 4 millones donados por la chilena Lucy Avilés de Walton y el grupo Luksic para financiar los primeros 17 días de operación del Boeing en el país.

Durante toda la emergencia se lanzaron 21 millones de litros de agua sobre los siniestros, de los cuales 2,9 millones (13,7% del total) correspondieron al SuperTanker.

Show a beneficio

El fuselaje blanco y rojo del avión volvió a circular ayer en redes sociales, esta vez posteado por Lucy Avilés.

Ocurre que esta tarde, en el Estadio David Arellano, habrá un concierto a beneficio de Bomberos por las pérdidas materiales que sufrieron en los incendios. La entrada cuesta $5.000.

En el video, Marcos Valdés, uno de los pilotos del SuperTanker, invita al público a asistir al espectáculo.

El miércoles, el presidente de la Junta Nacional de Bomberos, Miguel Reyes, informó a la comisión de Bomberos de la Cámara de Diputados que las pérdidas aún están siendo avaluadas por los respectivos cuerpos.

Fuente: Emol.com

/gap