Un grupo de astrónomos chinos ha ofrecido una nueva explicación sobre el origen de las así denominadas ráfagas rápidas de radio (FRB, por sus siglas en inglés), que llevan más de una década fascinando a los científicos.

Detectado por primera vez en 2007, el misterioso fenómeno consiste en intensas explosiones de energía de radio en el espacio que duran apenas unos milisegundos. Desde entonces, los astrónomos han registrado más de dos docenas de estas ráfagas y han propuesto varias teorías sobre su origen.

‘Estrellas extrañas’

Una nueva investigación encabezada por Yue Zhang, de la Escuela de Astronomía y Ciencias Espaciales (SASC) de la Universidad de Nankín, sugiere que estos rayos cósmicos pueden estar relacionados con ‘costras’ que se forman alrededor de ciertos tipos de estrellas de neutrones, conocidas como ‘estrellas extrañas’. Según un modelo creado por los científicos, es el colapso de estas ‘costras’ lo que provoca ráfagas de alta energía que se pueden ver a años luz de distancia.

Según el modelo, que recoge Universe Today, las estrellas extrañas acumulan una capa de materia hadrónica en su superficie a lo largo del tiempo. Y a medida que lo hacen, sus ‘costras’ se vuelven cada vez más pesadas hasta que, finalmente, colapsan. En consecuencia, una estrella caliente y ‘desnuda’ se convierte en una poderosa fuente de pares de electrones y positrones y genera un campo electromagnético. Esto provocaría que los electrones y positrones se aceleren a velocidades ultrarrelativistas, dando lugar a una emisión coherente en las bandas de radio y a un evento FRB.

El estudio, titulado ‘Fast Radio Bursts from the colapse of Strange Star Crusts’, ha sido publicado en The Astrophysical Journal.

/psg