Diminutos cristales de yeso pueden hacer que el nutriente fitoplancton sea tan pesado que se hunda rápidamente, transportando grandes cantidades de carbono a las profundidades del océano.

Cristales de yeso

Expertos del Instituto Alfred Wegener observaron recientemente este fenómeno por primera vez en el Ártico. Como resultado de este transporte masivo de algas, en el futuro, se podrían perder grandes cantidades de nutrientes de las aguas superficiales, claves para la alimentación de muchas especies de seres marinos.

Cuando las algas marinas mueren, generalmente descienden a cámara lenta hasta las profundidades del océano. Sin embargo, durante una expedición con la investigación rompehielos Polarstern al Ártico en la primavera de 2015, científicos del Instituto Alfred Wegener, Centro Helmholtz de Investigación Polar y Marina (AWI) descubrieron un fenómeno que acelera significativamente este transporte.

En concreto, pequeños cristales de yeso, que se forman durante la congelación de sal en los espacios porosos del hielo marino del Ártico, se añaden al fitoplancton como lastre pesado, tirando de ellos hacia el fondo en cuestión de horas.

El efecto es como un ascensor expreso para el carbono que contienen. “Este mecanismo era completamente desconocido”, dice en un comunicado la geóloga marina Jutta Wollenburg, quien descubrió los grumos de fitoplancton cargados con cristales de yeso en el lecho marino durante la llamada expedición TRANSSIZ.

Ahora, junto con un equipo internacional de investigadores, ha publicado un artículo en la revista Scientific Reports sobre este proceso. “La exportación rápida de fitoplancton podría tener una serie de efectos sobre el ciclo del carbono y la productividad del Ártico, a escalas que aún no podemos predecir con precisión”.

“Ahora sabemos que estos cristales se forman en el hielo marino a bajas temperaturas”, dice el físico de hielo marino Christian Katlein. “En la primavera, cuando el hielo comienza a derretirse lentamente, se liberan grandes cantidades de estos cristales de yeso”. En este caso particular, esto sucedió cuando la primera luz de la primavera penetró en el hielo, haciendo que las algas de espuma Phaeocystis se reprodujeran rápidamente y produjeran lo que se conoce como floración de primavera. Gracias a la superficie adhesiva del fitoplancton, los cristales de yeso pueden adherirse a él, hasta que se vuelven tan pesados que se hunden rápidamente.

Esto es notable, según Wollenburg, porque el cambio climático significa que el hielo marino, que ahora es principalmente hielo de primer año, se derrite cada vez más en la primavera. Por consiguiente, en el futuro, es probable que se liberen más cristales de yeso en el momento de las floraciones de primavera.

Además, el hielo marino se vuelve cada vez más frágil y por lo tanto más transparente. Esto lleva a una proliferación extendida de algas debajo del hielo. Phaeocystis puede prosperar con relativamente poca luz. “Como resultado, los dos fenómenos -las floraciones y la liberación de cristales de yeso- pueden coincidir en el futuro más a menudo”, dice la ecologista de hielo marino Ilka Peeken.

“Si lo hacen, cantidades considerables de masa de fitoplancton podrían hundirse hasta el fondo del lecho marino”. Esto podría tener consecuencias para la vida en las aguas del Ártico: “Podemos ver una disminución duradera en la concentración de nutrientes en las capas superiores de agua, lo que eventualmente podría afectar la cantidad de peces, y con ello la industria pesquera en la región”. dice Jutta Wollenburg.

/psg