Un estudio que se acaba de publicar en la revista «Proceedings of the National Academy of Sciences» (PNAS) ha tratado de estimar cuánto pesan todos los seres vivos del planeta, expresándolo en forma de masa de carbono. Entre otras cosas, han calculado que los humanos pesan 60 millones de toneladas de este elemento. Para llegar a estas conclusoines, los investigadores han estado tres años combinando la información previamente recogida en la literatura científica.

En efecto, los científicos han tratado de estimar la cantidad de carbono almacenado en los seres vivos, teniendo en cuenta que este elemento químico es el más abundante en todos ellos. Así, han calculado que toda la biomasa del planeta pesa 550 gigatoneladas, es decir, 550.000 millones de toneladas.

Los científicos han concluido que las plantas pesan más que todas las otras formas de vida del planeta. Ellas solas almacenan más del 80 por ciento de todo el carbono de los seres vivos, y acumulan 450 gigatoneladas de carbono.

Distribución de la masa en forma de carbono (Gt C) entre todos los seres vivos
Distribución de la masa en forma de carbono (Gt C) entre todos los seres vivos

El siguiente gran grupo de seres vivos más pesado suele ser pasado por alto. Se trata de las bacterias. Estos autores consideran que estos microbios llegan a las 70 gigatoneladas, y que sonseguidas por los hongos, con 12 gigatoneladas.

Humanos, tan pesados como las termitas

Los animales están muy por detrás de todos los demás. Apenas llegan a la dos gigatoneladas, y lo cierto es que la mitad de todo este peso corresponde a los artrópodos, la forma de vida animal más abundante y diversa del planeta.

Los humanos, ascienden a 0,06 gigatoneladas (60 millones de toneladas), lo que es bastante teniendo en cuenta que las termitas y el krill llegan a cifras similares. Sin embargo, el peso es algo ridículo, si se compara con las 0,2 gigatoneladas de carbono que pesan los virus del planeta.

Pero la huella del hombre no es tan pequeña com le corresponde por su peso. Su influencia ha hecho que los animales domésticos pesen 20 veces más que los mamíferos salvajes y que las aves de granja sean más pesadas que todas las demás. Los autores también han estimado que la actividad humana ha reducido a la mitad la biomasa de las plantas en los últimos 10.000 años.

Los autores de este estudio comprobarán ahora si la proteína más abundante del planeta, la rubisco, lo es en realidad (esto no llama la atención si se tiene en cuenta que es una molécula fundamental para que plantas y microbios hagan la fotosíntesis). Seguirán trabajando con ello, aunque deberán tener en cuenta que la mayor parte de la vida microbiana es aún desconocida.

/psg