Esta jornada vence el plazo para aquellos inmigrantes que ingresaron a Chile de manera no regular se inscriban en el Proceso de Regularización Extraordinario. En caso de no hacerlo y decidir no entregar sus datos, corren el riesgo de ser deportados del país, según la Resolución Exenta Nº 1.965 del pasado 9 de abril.

Al respecto, Álvaro Bellolio, jefe del Departamento de Extranjería y Migración (DEM) afirmó que “todas las personas que ingresaron por pasos clandestinos y que pudiendo inscribirse en este primer mes no lo hicieron, van a quedar de forma irregular”.

En esa situación, la Policía de Investigaciones (PDI) será la que tendrá la responsabilidad sobre tomar o no la medida.

El subprefecto Cristian González, jefe de la Plana Mayor de la Jefatura Nacional de Extranjería y Policía Internacional explicó el procedimiento: “Se procede a denunciar de esta situación a la Intendencia o Gobernación respectiva, conforme a la jurisdicción en la cual fue detectado el ciudadano extranjero”.

Luego de eso, “el extranjero será sujeto a la medida de control que adopte el funcionario policial que sorprenda la infracción, es decir control de firmas periódicamente a una determinada Unidad Policial, a fin que la autoridad administrativa resuelva y aplique al extranjero infractor la sanción respectiva”.

/gap