TSMC, proveedor oficial de Apple, ha anunciado recientemente el comienzo de la producción en masa de los chips que impulsarán el iPhone X de 2018, o mejor dicho, los iPhone X de 2018, ya que sabemos que este año podríamos tener más de un nuevo teléfono como sucediera en ejercicios pasados. El chip A12 de Apple será fabricado bajo el proceso de 7 nm, siendo el primero procesador de este tipo.

TSMC es el principal socio de Apple de cara a la fabricación de sus procesadores, después de los muchos problemas que han habido entre la empresa de Cupertino y Samsung, la antigua encargada de fabricar sus procesadores anteriormente. Entre los procesadores que comienzan su fase de producción se encuentra el mencionado Apple A12, que dará vida a la nueva generación de iPhone que llegará este mismo año, probablemente durante el mes de septiembre. De esta forma Apple es la primera en beneficiarse de los 7 nm de TSMC en su avanzado procesador, el cual cumple plazos para protagonizar los nuevos teléfonos de la marca.

Vivo Apex frente al iPhone X

¿Qué sabemos del procesador A12 de Apple?

Los últimos informes no desvelan nueva información más allá de que la CPU A12 de Apple seguirá el proceso de fabricación de 7nm. Esto significa que el procesador debería ser mucho más eficiente que los chips actuales de 10 nanómetros como el Exynos 9810 o el Qualcomm Snapdragon 845. Los 10 nm también están presentes en los iPhone actuales, ya que es el proceso de fabricación seguido en el A11 Bionic que impulsa el actual tope de gama de la firma americana, el iPhone X.

Por supuesto, es de imaginar que la mayor diferencia entre el A12 de Apple y los actuales procesadores de la firma los encontremos en la ejecución de aplicaciones a mayor velocidad, así como una mayor fluidez a la hora de usar los móviles en general. Como no podía ser de otra forma, la otra gran novedad del procesador sería la gestión de la energía del dispositivo, algo donde Apple aún tiene mucho que trabajar.

Es de esperar que los nuevos iPhone x de 2018 estén impulsados por este procesador, tanto el iPhone X con pantalla LCD de 6,1 pulgadas que podría llegar al mercado en variantes de  550 dólares y 650 dólares como los topes de gama que llegarían al mercado con paneles OLED. Aún quedan unos cuantos meses para confirmarlo, por lo que habrá que esperar sentados.

/psg