El 15 de abril pasado Mauricio Pinilla anotó el 1-0 contra Colo Colo muy temprano en el partido. Los azules llegaban mejor a ese encuentro. No solo en lo deportivo, sino también en lo emocional. Incluso parecía todo encaminado a romper con años de frustraciones.

Sin embargo, tras anotar, impensadamente la U se replegó y terminó en una derrota marcada por la tarde de furia de Jean Beausejour. De ahí en adelante, el fútbol de la U jamás fue el mismo. Todo se vio reflejado en los resultados, que incluyeron una histórica goleada sufrida ante Unión La Calera y Cruzeiro. Ambos resultados gatillaron la salida de Ángel Guillermo Hoyos y la eliminación de las copas internacionales.

“La autocrítica es fuerte. Atribuyo este momento a lo colectivo. El tema principal es el futbolístico. Claramente después del Superclásico ha sido un mes catastrófico“, reconoció tras la caída ante Vasco da Gama el propio Beausejour.

Y los números son contudentes. Tras perder el Superclásico, la U sumó 6 derrotas, 2 empates y sólo una victoria -ante O’Higgins-, en 9 partidos disputados entre el torneo nacional y la Copa Libertadores.

La estadística es más lapidaria aún en términos de anotaciones, porque en esos 9 encuentros sólo marcó 5 tantos, recibiendo 21 goles en contra.

Por ello, recomponer la estabilidad emocional del camarín azul será una de las principales tareas que tendrá el nuevo entrenador de Universidad de Chile para el segundo semestre.

/gap