Rusia llamó este miércoles a respetar los resultados de los comicios presidenciales celebrados el pasado domingo en Venezuela, en los que fue reelegido Nicolás Maduro, y tachó de “absolutamente hipócrita” la decisión de Estados Unidos de imponer sanciones al país latinoamericano.

 “Partimos de la base de que ha habido elecciones, y esa es la voluntad de los venezolanos que acudieron a los colegios electorales y expresaron su apego a este procedimiento democrático. Esta voluntad, manifestada en el marco de la ley, hay que respetarla“, afirmó la portavoz de la cancillería rusa, María Zajárova.

Denunció que las declaraciones de una serie de países acerca de que no reconocen los resultados de las elecciones, y de que reducirán sus contactos con Caracas son, “como poco contraproducentes y conducen a un callejón sin salida“.

Venezolanos en el mundo protestaron contra los comicios (Twitter: @VPInternacional)

Venezolanos en el mundo protestaron contra los comicios (Twitter: @VPInternacional)

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso tachó de “absolutamente hipócrita” la decisión de Estados Unidos de imponer “sanciones unilaterales a Venezuela y a su sistema financiero“.

“Con el supuesto propósito de castigar a determinados políticos, el paquete de medidas (estadounidenses) que se adopta apunta a bloquear los canales y fuentes de financiación externa (de Venezuela), provocando con ello el empeoramiento de la situación”, resaltó Zajárova.

Insistió en que las sanciones buscan “empeorar las condiciones de vida de los venezolanos de a pie“.

Hubo gran abstención (AFP)

Hubo gran abstención (AFP)

Por otra parte, la portavoz de Exteriores indicó que Moscú “analizará en qué medida las nuevas sanciones pueden influir en la realización de proyectos económicos concretos“, en Venezuela.

Maduro fue reelegido con 6,1 millones de votos en las elecciones, que estuvieron entre las de más baja participación en la historia de Venezuela, al acudir poco más de 9,1 de los 20,5 millones de ciudadanos llamados a las urnas.

La principal organización opositora, la Mesa de la Unidad Democrática, cuyos líderes fueron inhabilitados para presentar sus candidaturas, boicotearon las elecciones.

Los comicios venezolanos generaron expresiones de rechazo del Grupo de Lima, que agrupa a 14 países de América, así como de Estados Unidos, España y Reino Unido.

/gap