Luego de que Chile declarara “no reconocer la validez del proceso electoral venezolano que carece de toda legitimidad”, que permite que Nicolás Maduro se mantenga en el poder hasta 2025, “El Líbero”conversa con Juan Carlos Latorre, ex diputado DC, y presidente de la Organización Demócrata Cristiana de América (ODCA) sobre el rol que ha tenido el organismo con los asilados políticos, las medidas que podría tomar el Ejecutivo y la decisión de nombrar o no a un embajador en dicho país.

-¿Cómo ha sido el rol de la ODCA en la protección de opositores al gobierno de Nicolás Maduro?

-La Organización Demócrata Cristiana de América ha estado permanentemente en contacto con las distintas organizaciones políticas venezolanas que han formado la Mesa de Unidad Democrática. A través de ese vínculo hemos sido observadores y, muchas veces, denunciantes de lo que ha sido este proceso que ha vivido Venezuela en el que, de forma sistemática, se ha ido degradando su estructura democrática.

-Incluso, ustedes han gestionado el ingreso de varios venezolanos que buscan refugio en la embajada chilena en Venezuela.

-Hemos estado en contacto con aquellos dirigentes que han buscado asilo, particularmente en el caso de la embajada de Chile, y varios de ellos ya salieron y se encuentran en nuestro país.  Aunque algunos aún están en la embajada, el más destacado de ellos es, sin duda, el vicepresidente de la ODCA y ex presidente de Copei, Roberto Enríquez, quien ya lleva casi un año allí.

-¿Apoya la carta de rechazo a las elecciones venezolanas que elaboró el Grupo de Lima?

-No corresponde reconocer a un Gobierno gestado a través de un procedimiento totalmente antidemocrático. Las elecciones del domingo pasado, constituyen un proceso claramente inconstitucional y hecho a la medida del régimen.

-El canciller Roberto Ampuero señaló que la declaración debe ir “acompañada de medidas que tengan un impacto concreto dentro de lo que es la realidad de Venezuela”, ¿qué medidas podrían aplicarse?

-Adoptar medidas duras, categóricas, a mí me parece bien, siempre y cuando se garantice un acompañamiento a la disidencia democrática que se mantiene en Venezuela y que va a requerir, no solo de una solidaridad internacional, sino que de la presencia de países democráticos que, a través de sus embajadas, resguarden su integridad personal y ofrezcan espacios para que la oposición democrática de Venezuela se pueda reunir.

-¿Qué medidas concretas estaría de acuerdo de aplicar? ¿Bloqueo económico?

-No estoy de acuerdo con la idea de un bloqueo económico porque afecta a la población y podría profundizar su situación, lo que no es deseable.

/gap