El escapista Matt Johnson se vio obligado a pedir ayuda para poder sacar su cabeza de una caja de cristal que había sido llenada de agua y cerrada tras dos minutos y 21 segundos sin respirar. Finalmente, aunque con muchas dificultades, el ilusionista logró abrir el vidrio con una barra metálica.

/psg