El 26 de enero de 2017 y los termómetros indicaban que este era un caluroso verano. Pero un dato que pudo haber sido anecdótico se transformó en una verdadera tragedia en localidad de Santa Olga, Constitución, en la Región del Maule: el área comenzaba a arder sin que nadie pudiera hacer mucho por evitar la voraz propagación del fuego. Las llamas arrasaron las casas de 979 familias y todo un país sufrió con ellos.

A más de un año de eso, el senador Manuel José Ossandón se acercó a Contraloría a exigir aclaraciones sobre presuntas irregularidades en la contratación de aeronaves y en las adquisiciones de bienes y equipos para el combate del fuego. El estudio que el organismo aplicó entre el 1 de enero de 2014 y el 28 de febrero de 2017 se dio a conocer durante esta jornada y las conclusiones a las que llegó son duras.

Gastos excesivos, desconocimiento del material para combatir el fuego y falta de fiscalización de Conaf son algunos de las principales falencias que detectó Contraloría, algo que la institución preocupada por los bosques de Chile deberá responder.

Gastos con observaciones

“Más de 1.600 millones de pesos en gastos asociados por tener dos aeronaves inoperativas en incendios 2016-2017”, resumieron desde la Institución en su cuenta de Twitter, para ser más claros respecto a lo que identificaron.

“Conaf tenía dos aeronaves con desperfectos, las que no se pudieron utilizar y lo que conllevó a que se hicieran contrataciones extenderás para combatir los incendios. Este error administrativo trajo consigo gastos operativos por $1.169.381”, explicaron desde el órgano contralor.

En el documento que publicó el organismo contralor se indicó además que “las boletas únicas de vuelo -documetnos fundamentales para el pago a los proveedores de los servicios de vuelo- no tienen un correlativo único para cada aeronave, no son asociadas a una factura específica ni se inutilizan una vez pagadas y, en algunos casos, presentan enmendaciones y duplicaciones, lo que dificulta la efectividad de las flotas pagadas”.

“Ademas, las horas voladas por las aeronaves se realiza a través de una planilla Exel, lo que advierte la falta de fiabilidad de la información”.

Planes de manejo e inventario desactualizado

Asimismo, señalaron que “se detectó una escasa fiscalización por parte de Conaf a los Planes de Manejo para incendios en predios de Santa Olga y Florida. De hecho, en Santa Olga se detectó que cuatro de los siete predios con Planes de Manejo no tenían medidas preventivas relacionadas a cortafuegos”.

Por último, se identificó problemas en el inventario. “No existe una política ni instructivo actualizado para el inventario de bienes destinados al combate de incendios. Además se detectó diferencias en el inventario y falta de un listado actualizado de bienes”.

Cabe mencionar que Conaf tendrá que realizar una investigación para determinar eventuales responsabilidades administrativas en estos hechos.

Además, dentro de 30 días para entregar a Contraloría un listado actualizado de bienes almacenados, además de documentos que den cuenta de las medidas que se adoptarán sobre esta materia.

/gap