La Confederación de Funcionarios de la Salud Municipal (Confusam) inició ayer un paro nacional en rechazo a la violencia que enfrentan diariamente y así conseguir un trabajo seguro.

Frente a los actos que los afectan, piden a la actual administración que se adopten medidas “para resguardar la seguridad del personal que se desempeña en servicios de salud”.