Nicolás Castillo es el ‘9’ predilecto de Reinaldo Rueda. Si bien Eduardo Vargas fue su primer titular en el puesto, el ex UC estuvo ante Dinamarca y ahora, con otro estatus tras su fichaje en el Benfica portugués, volvió a aparecer en el 11 inicial.

Sin embargo, el DT colombiano no contaba con su torpe expulsión ante Rumania y así lo dejó en claro tras el partido. “En jugadores de elite como los de las selección esas cosas no pueden pasar”, enfatizó.

Ahora las opciones para reemplazarlo en el duelo ante Serbia se reducen a dos nombres: Ángelo Henríquez y Felipe Mora (foto).

El primero tuvo un irregular semestre en el Atlas, cuadro al que llegó tras intermitentes años en Europa. Por todo esto su llamado sorprendió, pero Rueda no dudó en hacerlo ingresar poco después de la roja a Castillo. Con este antecedente, el formado en la U correría con algo de ventaja. “Es distinto jugar 90 minutos a entrenar, pero me sentí bien en el tiempo que estuve”, dijo el delantero.

Mora no ha tenido fortuna en la Roja Adulta. Fue llamado por Juan Antonio Pizzi para la Copa Confederaciones cuando brillaba en la U, pero una dolencia a la rodilla lo dejó fuera. Luego, apareció en la primera nómina de Rueda, pero un desgarro volvió a truncarle su esperanza de debutar.

Ahora llegó a esta gira con un semestre en que las lesiones le impidieron repetir su buen primer torneo con Cruz Azul y hace poco fue declarado transferible. Está con la incertidumbre de no saber dónde jugará y, por lo mismo, necesita mostrarse. Ante Rumania por fin debutó y ahora va por una soñada primera vez como el ‘9’ titular en la adulta.

/gap