Increíble. Este sábado, se ha viralizado en Facebook un caso que ha sorprendido a los cibernatuas. El gran avance de la ciencia y el ingenio humano no se detienen, y por eso que un procedimiento quirúrgico revolucionario en Brasil ha cautivado a millones alrededor del mundo.

Se trata de una novedosa cirugía de reconstrucción vaginal a una joven brasileña nacida sin vagina ni útero, pero con ovarios normales. Se le denomina Síndrome de Mayer-Rokitansky-Küster-Hauser.

La mujer identificada como Jucilene Marhino comenzó a sentir dolores menstruales, pero nunca apareció el sangrado que evidencia el inicio del ciclo menstrual. Tenía 15 años cuando recibió la devastadora noticia: la apertura de su vagina estaba cubierta por tejido y carecía de órganos reproductores, le informaron los médicos.

“Pensé que era el fin del mundo. Siempre soñé con tener un bebé propio y ahora tenía que aceptar que no sería posible”, recordó la joven de 23 años, en una entrevista a New York Post difundida por Facebook.

Sin embargo, el año pasado, la ciencia le devolvió la esperanza a Jucilene y a otras pacientes que sufren de este trastorno, el cual afecta a una de cada 5,000 mujeres.

Marhino fue sometida con éxito a una operación experimental realizada por científicos de la Universidad Federal de Ceará. A la Ella le reconstruyeron la vagina con piel de pescado tilapia de agua dulce.

“La cirugía se realiza abriendo un espacio entre la vagina y el ano, forrándolo con piel de tilapia. Después del procedimiento, se coloca un molde con la forma de la vagina, dejando un espacio abierto para impedir que las paredes de la ‘nueva vagina’ se junten nuevamente”, explicó ginecólogo Leonardo Bezerra  al periódico Globo.

El cuerpo de la joven absorbió la piel de tilapia —que previamente había sido esterilizada a fin de erradicar virus, escamas y olores— y esta se transformó en un tejido celular, permitiendo la abertura para el tracto genital.

Tras un proceso de recuperación de tres meses, en octubre del año pasado le fue permitido tener relaciones sexuales con su novio, Marcus Santos.

“En un comienzo estaba muy asustada de hacerlo porque pensaba que me podía doler y me preocupé que pudiera dañar la abertura”, confesó Marhino a FocusOn News , quien promulgó la noticia en Facebook. “Pero fue un momento fantástico, porque todo funcionó perfectamente. No hubo dolor, solo placer y satisfacción”, finalizó.

Ver videos y fotos:

/gap