“Hoy es el momento de la generosidad. Como centro izquierda tenemos que buscar la unidad, tenemos que ser capaces de permitir que surjan nuevos liderazgos. Tanto la Presidenta Bachelet, como Ricardo Lagos y el ex Presidente Frei son parte de un activo que tiene la centro izquierda.  Pero también es importante que surjan nuevos liderazgos, hay que dar un espacio, valorar todo lo que tenemos”.

Con esa frase, el presidente del Partido Radical, Ernesto Velasco, explica su visión a “El Líbero” sobre el encuentro que sostuvo el miércoles, la ex Presidenta Michelle Bachelet con sus ex ministros y colaboradores de su gobierno.

Fue tras esa reunión que en el bacheletismo hicieron circular un documento llamado “Primera Cuenta Pública del Presidente Piñera”. De esta manera en el texto se lee que “durante estos tres meses, más que gestión, hemos visto acciones de marketing y una compulsión por atribuirse como propias diversas medidas que son de gestiones anteriores y que deben ser miradas con una visión de Estado, no como logros individuales”.

Y, casi de manera automática, los dirigentes de la ex Nueva Mayoría salieron en bloque a defender las políticas del gobierno anterior, tras el discurso del Mandatario.

El “fantasma” del 2010

Pero la situación no está siendo cómoda para muchos de los dirigentes del sector. “No tenemos problemas en defender lo que se hizo en el gobierno anterior, lo que molesta es que eso se reduce solo a defender la figura de la ex Presidenta”, señala un dirigente de la colectividad.

Uno de los problemas principales que ven en la oposición es que se produzca el mismo efecto de 2010. Ese año la ex Mandataria dejó el poder y se instaló en Nueva York para liderar ONU Mujeres. Dicen desde la ex NM que la indefinición que tuvo en ese período terminó por impedir que surgieran nuevos liderazgos presidenciales. Y temen que eso se repita ahora. Porque aunque la ex Jefa de Estado ha dicho que no quiere volver a La Moneda, para muchos, sus acciones muestran otra cosa. De ahí que no descarten que algunos de su entorno impulsen un Bachelet III.

Pero no solo la figura de la ex Mandataria complica a varios, sino que también el rol que están adquiriendo algunos ex ministros que, dicen sus críticos, mezclan defensa del legado con defensa del bacheletismo.

Uno de los primeros en expresar sus cuestionamientos públicamente fue el ex diputado y miembro del directorio de TVN, Antonio Leal (PPD). El viernes escribió en Twitter que “no se puede pretender por parte de algunos ex Ministros, y espero que no sea así, reemplazar a los partidos de centroizquierda en sus vocerías. Son ellos los que deben reconstruir la centroizquierda con muchas diferencias. Presidenta Bachelet debiera haber liderado la Nueva Mayoría en su gobierno, no lo hizo”.

Leal no ha sido el único PPD en cuestionar el posicionamiento público de los ex ministros. Ya en el Congreso Doctrinario de la colectividad, se crítico que los temas de la oposición estuvieran centrados en la defensa del legado de Bachelet. Y si bien existe consenso en apoyar las reformas impulsadas en su gobierno, se cuestiona que durante su gestión se “terminó anulando a los partidos” de la ex Nueva Mayoría.

Una postura similar tienen en la DC. El presidente electo de la colectividad, Fuad Chahín, señala a “El Líbero” que es tarea de los partidos renovar los liderazgos y no de Bachelet. “El círculo de Bachelet tienen el derecho a defender su obra como todo Presidente. Otra cosa es que los partidos tenemos que hacer nuestra pega también y mirar al futuro y no al pasado”, señala el ex diputado.

En tanto, en el Partido Socialista se desmarcan de sus pares de la ex Nueva Mayoría, puesto que valoran la gestión que han desarrollado como oposición. En ese marco, destacan especialmente el liderazgo que han tenido en las vocerías de ambas cámaras con Maya Fernández y Carlos Montes.

El presidente del PS, Álvaro Elizalde sostiene: “Todos los esfuerzos por defender nuestras ideas bienvenidas sean: el de los partidos, parlamentarios y así como hacen las ex autoridades de Gobierno son complementarios”.

Operación retorno, de la mano de Pedro Güell

Pero más complica a los dirigentes que “la operación retorno” de Bachelet vaya cobrando fuerza. Una muestra de ello fue la reunión que sostuvo con sus ex ministros en la casa que albergará su nueva fundación.  Si bien aún no hay fecha ni nombre para la entidad, sí hay seguridad de que la ex Mandataria quiere convocar a rostros jóvenes y nuevos liderazgos. Así, desde los partidos destacan que sus juventudes podrían dar nombres para potenciar la fundación, además de integrantes de movimientos sociales.

Por estos días en la fundación ubicada en calle Del Inca, solo están colaborando activamente cuatro personas. Entre ellos el cientista político y experto en comunicación Xavier Altamirano, discípulo de Pedro Güell, quien fuera el director de contenidos del segundo piso de Bachelet. Para muchos, Güell -el “cerebro” de Bachelet II- es el encargado de liderar esta operación. Estaría, dicen, haciendo las veces de Rodrigo Peñailillo, cuando de 2010 al 2013, era el nexo entre la ex Mandataria y los partidos en Chile.

Si bien durante la semana pasada la agenda de la ex Mandataria estuvo marcadas por actividades en Chile, el lunes 11 partirá a Estados Unidos. Una de las actividades contempladas es la reunión con el equipo de la Alianza para la Salud de la Familia, la Mujer y el Niño de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Y será un día después, el 14 de junio, que recibirá un reconocimiento NATGEO por su gestión en materia de protección medioambiental.

En tanto, el 27 de este mes llegará hasta Vietnam, donde participará en la Asamblea del Fondo para el Medioambiente.

OAS, el escenario que podría complicar al bacheletismo

Luego de que se dieran a conocer nuevas aristas de la relación entre el grupo empresarial brasileño OAS y Giorgio Martelli, uno de los recaudadores de la campaña de Bachelet, en su entorno se encendieron las alarmas. Más aún luego de que parlamentarios de Chile Vamos se reunieran con el Fiscal Nacional, Jorge Abbott, para pedirle que el Ministerio Público citara a declarar a los ex Presidentes Eduardo Frei y Michelle Bachelet. En particular, solicitan que se investigue la campaña 2013 cuando Bachelet fue candidata tras su regreso de EE.UU.

De inmediato algunas miradas se centraron en quienes fueron parte de aquel comando, como el actual presidente del PS, Álvaro Elizalde, quien se ha encargado de defender el legado bacheletista. Ayer descartó haber tenido contactos con la cuestionada empresa y criticó a la UDI. “Los únicos dirigentes políticos que están confesos y condenados por financiamiento ilegal de la política son precisamente los que militan en dicho partido”, dijo.

/gap