Una terrible experiencia fue la que vivió una abuelita de 88 años, originaria de Pensilvania, Estados Unidos, luego de que un hombre se metió a su departamento con la única intención de violarla, pero antes de que el tipo la tocara a ella se le ocurrió una idea para alejarlo y hacer que saliera corriendo.
La víctima, de nombre Helen Reynolds, contó en entrevista con la estacióntelevisiva ABC13 cómo el sujeto ingresó a su vivienda en Parkesburg, luego de que se hizo pasar por un trabajador del condominio en que vivía, por lo que ella misma lo dejó entrar.
Sin imaginar lo que iba a pasar después, Helen cayó en su trampa y cuando el hombre ingresó a su vivienda, la amordazó con una cinta aislante para proceder con su acto sexual.
Por fortuna, la cinta no le tapó la boca y a tiempo en que era inmovilizada, se le ocurrió una frase que paralizó al agresor, le salvó la vida e hizo que él huyera de inmediato del departamento:
Tengo VIH (…) Le dije: ‘Bueno, puede que sepas la verdad. Tengo VIH y mi esposo murió por eso‘. Cuando se lo dije salió del dormitorio, esa fue la frase que me salvó la vida”, contó al noticiario aclarando que esa mentira -pues en realidad no está enferma- la salvó de una violación.
Tras el testimonio, autoridades investigaron el caso y lograron detener a un sospechoso, que se trata de un adolescente de 17 años, que está bajo custodia, mientras que la anciana mandó un mensaje al violador: “No tengo nada bueno qué decir acerca de él, nada en absoluto, pónganlo en la cárcel y dejen que se pudra ahí“.
TV Notas
/gap
¿Qué te pareció?
3.84