El queso es uno de los infaltables de las preparaciones favoritas de los chilenos como la pizza, la lasagña o el típico barros jarpa. Es por su importancia que el Club del Queso decidió organizar un ertamen para escoger al mejor queso mantecoso de Chile.

Luego de una intensa mañana de cata, el jurado del primer concurso para elegir al Mejor Queso Mantecoso 2018, tras analizar a ciegas aspecto, color, aroma, textura y sabor de cerca de 30 muestras, eligió el miércoles a Los Radales de Frutillar (Región de Los Lagos) como el mantecoso ganador.

“El consumidor merece tener un apoyo y guía al momento de su decisión de compra y este ha sido un sano ejercicio para poder brindar esa claridad. También deberíamos atrevernos a consumir quesos más maduros, no tan verdes, como muchos de los que hemos recibido”, expuso el ingeniero en alimentos y jurado, Alejandro Thomas.

El concurso, que se desarrolló en forma abierta y gratuita, busca que cada vez los chilenos aprendamos más de este noble y delicioso producto, y que gracias a ese conocimiento, la industria del queso se diversifique más en Chile, un país que tiene excelente materia prima: animales, clima y pasto.

El segundo, tercer, cuarto y quinto lugar se lo llevaron Lácteos Tiquenal de Paillaco (Región de los Ríos), Curacautín (Región de la Araucanía), Lácteos San Sebastián de Chillán (Región de Biobío) y Quesos Pillan Mahuida (Región del Biobío) respectivamente.

¿Cómo reconocer un buen queso?

Desde el Club del Queso explican que “un buen queso mantecoso necesita una suave untuosidad que impregne en boca, equilibrio en sus sabores; un sutil punto dulce a lácteos y un justo punto de sal”.

“Sus aromas no debieran ser intensos e idealmente deben recordar a mantequilla fresca, distintos toques herbales y frutos secos dulces”, añaden.

Para complementar el consumo de un queso mantecoso, los dos expertos en vinos que integraron el jurado, Pascual Ibáñez y Marcelo Pino, sugirieron como maridaje ideal para este producto la cepa que tanto caracteriza al Chile, el Carménère, por cuanto realza, a través de sus taninos redondos, su madurez y barrica justa, los sabores de este tan consumido producto lácteo nacional.

/gap