El futuro no parecía ser muy promisorio para Yulia Sveshnikova, una estudiante rusa de 29 años originaria de Khabarovsk, una ciudad remota ubicada al este de Siberia.Tras llegar a Moscú hace tres años, la mujer se topó con la dura realidad que le planteaba una ciudad vertiginosa a la que cientos de miles de personas llegan cada año con el objetivo de alcanzar una mejor calidad de vida.

Pero todo cambió cuando se enteró de un concurso de televisión en el que un magnate del petróleo ruso buscaría a su nueva esposa. El show conocido como Millonario busca casarse“, atrajo la atención de 2.000 jóvenes rusas interesadas en contraer matrimonio con Konstantin Scherbinin, el excéntrico empresario con cinco hijos que cuenta con la friolera de cinco ex esposas en su historial amoroso.

Más de 2.000 jóvenes se postularon para disputarse el amor del magnate, mientras que los cinco hijos del codiciado soltero oficiaron de implacable jurado

Más de 2.000 jóvenes se postularon para disputarse el amor del magnate, mientras que los cinco hijos del codiciado soltero oficiaron de implacable jurado

Fueron precisamente los descendientes de Scherbinin quienes eligieron a la mejor candidata para su padre. El controversial reality show enfrentó a varias mujeres desesperadas por asegurarse un espacio en el corazón del magnate que cuenta con, entre otras cosas, una lujosa mansión en las afueras de Moscú, su propio yate y acceso a un jet privado.

Sveshnikova llamó la atención del “jurado familiar” por su frescura y espontaneidad.La estudiante que trabaja a tiempo parcial como organizadora de eventos se autocalifica como una persona intrépida sin miedo a nada. “Me mudé a Moscú sin pensarlo dos veces y llegué con los bolsillos vacíos. No todos se atreverían a hacer lo que yo hice” compartió en diálogo con la cadena U TV, el canal detrás del programa en cuestión.

Sveshnikova y Scherbinin compartirán el resto de sus vidas tras haberse conocido en un programa de televisión

Sveshnikova y Scherbinin compartirán el resto de sus vidas tras haberse conocido en un programa de televisión

Su situación hoy día es muy distinta, con un anillo de compromiso de diamantes en su dedo valuado en EUR 36.500 y el reconocimiento de haberse convertido en la princesa de Scherbinin. “Eres espectacular, amable y abierta… Y eso me ha comprado”,expresó emocionado el enamorado novio.

El empresario reconoció que probablemente surjan roces con sus hijos, sobre todo si se tiene en cuenta que su futura sexta esposa es más joven que dos de sus vástagos. “Mis hijos son todo lo que tengo, pero hoy te elijo a ti” compartió en cámara. “Finalmente he conocido a una mujer que no necesita mi dinero, sino mi corazón” agregó.

Fresca y sensual, la ganadora conquistó al público con su carisma y honestidad

Fresca y sensual, la ganadora conquistó al público con su carisma y honestidad

Entre las otras postulantes se encontraba Olga Zykova, una bella mujer de más de cuarenta años que fue rápidamente descartada por Alexandra, la hija adolescente de 16 años del magnate, tras reconocer que su padre prefiere “a las mujeres jóvenes y guapas” y que probablemente “se aburriría con ella”.

Otra de las favoritas, una despampanante agente de policía llamada Anastasia Gavrilenko, fue vetada por Tatiana, la hija mayor del magnate tras declarar que “la familia no necesita a una detective”. Una tercera fémina, jugadora de voley de un metro noventa centímetros de altura fue descartada por ser demasiado hercúlea para su padre. “No necesitamos a fenómenos de circo en nuestra casa” dijo de forma despectiva Sofía Scherbinin, de 20 años.

El hombre en cuestión, un abuelo divorciado en cinco oportunidades, asegura haber tenido otras tres relaciones serias que no terminaron en casamiento. Scherbinin compartió que pretende que este sea su último matrimonio, pero no descarta la posibilidad de tener hijos con su futura joven esposa.