En la última Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) ,19 países que forman el Grupo de Lima -incluyendo a Chile- han desconocido los resultados de la elección presidencial en Venezuela, por considerarla fraudulenta y carecer de legitimidad democrática. Ello implica el primer paso para la suspensión de ese país de la organización.
El secretario de la OEA, Luis Almagro, expresó que es el primer paso para la activación de la Carta Democrática Interamericana, conforme a los artículos 20 y 21, cuando se ha configurado “un grave quiebre del orden democrático y de alteración institucional”. La OEA acordó así iniciar el proceso de suspensión de Venezuela. La resolucion fue aprobada con el voto de los 19 países más grandes e importantes del sistema interamericano. Esta, al declarar ilegítima la reelección de Nicolás Maduro, implica desconocer en su origen su condición legal de Jefe de Estado .
Corresponde ahora efectuar una Asamblea General Extraordinaria, en la que se hará la deliberación sobre la suspensión de Venezuela del organismo interamericano. Es encomiable destacar la enérgica réplica del canciller Roberto Ampuero al ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, en defensa de la dignidad de Chile y su sistema democrático, asumiendo en los hechos un liderazgo regional en la protección de los derechos humanos , la vigencia de la democracia en América y sus buenos oficios para acompañar a Venezuela en su proceso político transicional.

/Escrito para El Mercurio po Nelson Hadad, Ex embajador de Chile