El pasado viernes se dio a conocer la denuncia de ocho funcionarias de Gendarmería, quienes encontraron una cámara instalada en el ducto de ventilación del baño que apuntaba hacia las duchas en el Centro Penitenciario Femenino de Antofagasta.

Tal y como se informó ese día, los antecedentes ya se encuentran en manos del Ministerio Público, quien ya encargó las primeras diligencias.

Es así como la Policía de Investigaciones (PDI) ya inició las indagaciones, las que apuntarían a los mismos funcionarios de la institución, ya que la zona donde estaba instalado estaba restringida al acceso de civiles, consignó El Mercurio de Antofagasta.

En tanto, las afectadas fueron trasladadas a otras instalaciones, con el compromiso del Ministerio de la Mujer y Equidad de Género de recibir apoyo psicológico y contención.

La seremi Katherine Veas afirmó que “cuando fuimos informados sobre este lamentable hecho, pusimos a disposición de las afectadas el apoyo psicológico de nuestros profesionales, para la labor de primera contención. Lamentablemente, ya no estaban todas, por lo que volveremos a retomar el trabajo”.

/gap