El punto G masculino se ubica en el interior del recto, a unos 5 cm del ano en la pared que se ubica frente a la vejiga. Se puede acceder a través del ano. A unos 4 o 5 centímetros de profundidad en la pared anterior se encuentra un abultamiento como de un centímetro de espesor, la próstata.

La forma de estimularlo es presionando y masajeando el perineo, ya que es un centro de terminaciones nerviosas, lo que lo convierte en una zona sensible y muy erógena.

Punto G masculino

• Se trata de una zona erógena muy importante en lo que se refiere al orgasmo y puede llevar al hombre a un éxtasis incomparable.

• Es una práctica muy placentera, un juego erótico de lo más excitante.

• Es fundamental dejar atrás todos los prejuicios, probar experiencias nuevas realmente satisfactorias y poder vivir una sexualidad plena.

¿Cómo estimularlo?

• Se recomienda comenzar con un masaje en el perineo y los bordes del ano para relajarlo y excitarlo. Después, se introduce un dedo. Debe realizarse de manera suave presionando poco a poco mientras se produce una erección.

• La velocidad de intensidad de la estimulación debe adaptarse a cada persona teniendo en cuenta que es una zona muy delicada.

• La estimulación en esta zona beneficia que se intensifiquen las contracciones pélvicas, magnificando los orgasmos hasta 10 veces.

• Algo importante a tener en cuenta al estimularlo es hacerlo de manera lenta con un buen lubricante, para no lastimarlo.

Es importante aceptar la búsqueda de placer y no olvidar otras zonas erógenas del hombre.

/psg