Más tarde de lo que se había anunciado, finalmente comenzó a nevar en Santiago. Cerca de las 15:45 horas, una tormenta cubrió gran parte de la capital de blanco, incluyendo el Palacio de La Moneda.

Aprovechándo las cámaras, el Presidente Sebastián Piñera salió a ver la nieve acompañado de su esposa, Cecilia Morel, quien sorprendió a todos con un inesperado gesto.

Cuando salían de la casa de Gobierno, la Primera Dama agarró una bola de nieve y se la lanzó directamente al Mandatario, quien respondió de igual forma.

Piñera fue más allá y lanzó varios proyectiles a sus ministros, algunos bastante grandes.