Si el lunes correspondió a la fiscalía abrir la primera jornada de alegatos en el juicio del caso Caval, este martes fue el turno de las defensas de los acusados, Natalia Compagnon y Mauricio Valero, socios de la firma que en 2014 compró 44 hectáreas en Machalí, Región de O’Higgins.

La Fiscalía de Rancagua acusa a Valero del delito de soborno por supuestos pagos a funcionarios públicos de la Municipalidad de Machalí, a cambio de que realizaran gestiones para modificar el uso de suelo de los terrenos adquiridos por Caval. En tanto, a Compagnon se le atribuye el ilícito tributario de emisión de facturas ideológicamente falsas por $ 108 millones. También está acusada por ser una de las representantes de la empresa, la que está imputada por el delito de soborno.

En defensa de Mauricio Valero, el abogado Felipe Jiménez señaló que su representado nunca pagó a funcionarios públicos. En ese sentido, afirmó que “Caval no controló el cambio de uso de suelo”, apuntando directamente a las gestiones que habría realizado Herman Chadwick, el síndico liquidador de las tierras que compró la empresa, y Juan Díaz, corredor de los terrenos.

/gap