«Me gustaría cumplir un rol dialogante y que seamos una sola bancada»; «ser diputado es un gran desafío para responder a los que están sufriendo por la emergencia sanitaria y recuperar el programa de gobierno»; «Allamand y Desbordes nos piden que actuemos en conjunto y apoyemos al gobierno». Bajo estas consignas comienzan a mostrarse las nuevas cartas con las que contará Renovación Nacional en la Cámara de Diputados.

Camilo Morán llega en reemplazo del actual ministro de Defensa, Mario Desbordes, y asumirá el próximo martes, mientras que Tomás Fuentes lo haría el próximo jueves, ocupando el lugar de Marcela Sabat, quien llegará al Senado en el cupo de Andrés Allamand el nuevo ministro de Relaciones Exteriores.

Tomás Fuentes: «Allamand es nuestro referente, tiene una forma distinta de hacer política»

Cientista político de la Universidad Central, experto en Comunicación Estratégica y padre de dos niños a los 35 años. Tomás Fuentes, vicepresidente de RN, ocupará el puesto de Marcela Sabat en la Cámara de Diputados. Sobre este punto, opina que «Sabat es buena dupla para acompañar a Ossandón en la próxima elección senatorial».

Su carrera política comienza el año 2007, a la edad de 22 , momento en que fue elegido como presidente de las juventudes del partido, cargo que ocupó hasta el 2009. El año 2008 fue electo concejal por la comuna de La Reina, en donde estuvo hasta el 2012. A partir de ese año y hasta 2016, ocupó el mismo cargo, esta vez en la comuna de Las Condes.

En 2015, Fuentes renunció a su militancia en el partido tras tener ciertas diferencias con el partido, luego de que la mesa directiva tomase la determinación de no realizar primarias a alcaldes en las comunas que tuvieran algún representante de RN. En ese entonces, el líder de la colectividad era el actual ministro de la Segpres, Cristián Monckeberg. Sin embargo, las diferencias quedaron a un lado y considera como un «amigo» al secretario de Estado.

Se ha desempeñado como asesor político en las comisiones de Constitución de la Cámara Baja y el Senado. Durante el primer gobierno del Presidente Sebastián Piñera, trabajó en la División de Relaciones Políticas e Institucionales de la Secretaría General de la Presidencia. Después, fue jefe de gabinete del subsecretario para la Fuerzas Armadas del Ministerio de Defensa, donde conoció al entonces titular de la cartera, Andrés Allamand.

En ese momento comenzó una relación más cercana luego de que fuera el jefe de campaña de la candidatura legislativa del senador. Tras ello, asumió como su jefe de gabinete, puesto que ocupaba hasta el cambio de gabinete. En cuanto a su visión política, afirma que «Allamand es nuestro referente, tiene una forma distinta de hacer política. No es de la conveniencia de lo popular, sino que es de principios». En ese sentido, sostiene que «es una escuela muy buena. Para él, un proyecto de ley no es hacerlo a la rápida sino que hacerlo bien».

Dice que proviene de un ala liberal de Renovación Nacional. Sin embargo, el esquema del partido se fracturó en dos posturas,»Apruebo y Rechazo», y Fuentes optó por la segunda. Y es por eso que podría ser catalogado como conservador en otras materias.

Parte de su línea política se aclara en su participación activa en las redes sociales. Hace más de una semana demostró su apoyo al diputado Diego Schalper, luego de que este fuera acusado por el diputado Andrés Celis de ofrecer beneficios a parlamentarios de la colectividad si es que votaban en contra del proyecto que permite el retiro de fondos previsionales.

Respecto a la presencia de Desbordes y Allamand en el Ejecutivo, afirma que «ambos nos piden que el partido actúe en conjunto y apoyemos al gobierno». Y añade: «Los dos dedicaron muchas horas para que el partido se mantuviera unido».

Sobre su futura labor como parlamentario, subraya que «no tengo dudas en que el ambiente en RN va a mejorar. Para mí ser diputado es un gran desafío para responder a los que están sufriendo por la emergencia sanitaria y recuperar el programa de gobierno».

Camilo Morán: «Me siento parte del proyecto político de Mario Desbordes»

Camilo Morán se cataloga como alguien que prácticamente nació en Antonio Varas 454. «Tengo fotos de 6 años en reuniones distritales», asegura. El año 2008, cuando comenzaba a ser mayor de edad, a los 18 años, se inscribió como militante de la colectividad, y fue dirigente de las juventudes del distrito 8 de la región Metropolitana.

En esos años estudiaba Administración Pública en horario vespertino en la Universidad Bolivariana. Sin embargo, tuvo que postergar y congelar sus estudios para participar en campañas políticas, entre ellas, la campaña senatorial de Manuel José Ossandón y la campaña de alcalde de su abuelo, Camilo Morán, por la comuna de Lo Prado. El año pasado se pudo titular y obtuvo un diplomado de Comunicación Política y Estrategia Electoral de la Pontificia Universidad Católica.

Su cargo más reciente fue el de concejal de Lo Prado. Y al mismo tiempo se desempeñaba como el jefe de gabinete del ex diputado y hoy en día ministro de Defensa, Mario Desbordes. Fue en 2008 cuando trabajó por primera vez con él cuando fue candidato a alcalde por Lo Prado.

Morán dice sentirse identificado con la figura del ex timonel de RN, ya que «tuvimos que pelar el ajo. Partimos desde abajo, somos personas de clase media, las cosas nos costaron». En ese sentido, admira que «Mario haya seguido a pesar de las dificultades y gracias a eso se han logrado cosas. Me siento parte del proyecto político de Mario Desbordes».

Dice formar parte de «la derecha social, más moderna , más dialogante y más de cara a las personas. Se levantaron estas banderas de la derecha social junto a Manuel José Ossandón». Su visión política ha sido guiada desde un comienzo por estas consignas.

Hace una semana, se refirió por medio de su cuenta personal de Twitter al llamado que realizó el senador Felipe Kast (Evópoli), quien pidió a los presidentes de los partidos de Chile Vamos que presentaran su renuncia con el fin de «oxigenar a la coalición». Morán señaló, entonces, que «en noviembre de 2018 Mario Desbordes fue electo presidente con el 85% de los votos para dirigir hasta noviembre 2020. En RN respetamos los procesos y los plazos de nuestra democracia interna y no aceptaremos presiones sinsentido de parte de Evópoli».

/gap